Todo lo que deberías saber sobre el clima.

El mosaico del planeta no es sino un estado determinado en su evolución. Los cambios de clima no pasará a la tierra de un ambiente cálido a la situación actual, caracterizada por un calentamiento rápido y continuo.


El clima es el estado medio de la atmósfera estado en un lugar, resultado de la combinación de sus elementos constitutivos así como la intervención de fenómenos cósmicos, planetario  y geográficos. No hay que confundir el clima con tiempo meteorológico. Este último representa una circunstancia atmosférica pasajera. Es el estudio de los tiempos sucesivos, así como de su frecuencia, lo que permitirá definir el clima.

El clima y tiempo están relacionados pero no son lo mismo.

Elementos constitutivos del clima.

Son cuatro los componentes fundamentales del clima:

1. La temperatura.

2. precipitaciones.

3. presión atmosférica.

4. viento.

La temperatura es la cantidad de calor que tiene el aire en la atmósfera. Es distinto en cada lugar del globo y aún en un mismo sitio varía de forma permanente. La temperatura se mide con el termómetro y sobre el mapa se representa por medio de isotermas. Las isotermas son líneas que unen puntos con igual temperatura.

La precipitación en la cantidad de agua que cae sobre la superficie terrestre procedente de la condensación de vapor que hay en el aire. Puede darse en forma de lluvia, granizo y nieve. Las precipitaciones son más abundantes en el ecuador y descienden al acercarse a los polos. Pero también aumentan condicionadas por la altura y la proximidad de los océanos. Se miden con el pluviómetro y se representan en el mapa mediante isoyetas.

La presión atmosférica es la fuerza que ejerce el aire sobre la superficie terrestre. Según sean la temperatura y la altitud así varía la presión. Se mide con el barómetro y se cartografía con isobaras.

El viento es una masa de aire en movimiento y suele señalarse con flechas indican su velocidad y su dirección.


Factores del clima.

Son el mecanismo que actúan sobre los elementos constitutivos del clima y provocan sus variaciones. Pueden ser astronómicos y geográficos.

Los astronómicos deciden la trama climáticas zonal, es decir, determina las zonas térmicas, la zona dinámica, las grandes áreas de enfrentamientos y la zona de humedad.

Los factores geográficos son los que establecen las variedades climáticas regionales. Se manifiestan a través de las alteraciones de la trama climática zonal producida por los factores astronómicos.

El papel que desempeñan los océanos en la variedad climática no se explica únicamente de su masa y su inercia térmica, sino que también desde sus corrientes. De esa corriente se derivan las anomalías de la temperatura y precipitaciones.


Zonas climáticas.

La interrelación entre la zonalidad térmica, la dinámica y la pluviometría permiten localizar los climas zonales. La zonalidad térmica tiene que ver con las tendencias arriba puntadas y también con los ritmos que marcan las estaciones.

La zonación climática es el marco en el que se integran los climas regionales. En la delimitación de los climas regionales el relieve desempeña una función relevante:

En América del Norte, en latitudes de climas templados medio el sistema montañoso del Oeste generó una fuerte alteración.


Tipos de clima:

Climas cálidos.

Se caracterizan por no tener meses fríos. Dentro de ellos se pueden reconocer el ecuatorial Tropical y el desértico.

Climas ecuatorial.

Se define por las temperaturas altas y las precipitaciones abundantes durante todo el año. Las temperaturas en un clima tropical son siempre elevadas y las precipitaciones son intensas durante la estación húmeda.  en cuanto los climas desérticos, son muy áridos, con un índice de precipitaciones inferior a 250 mm anuales.

Templados.

Se distingue por tener cuatro estaciones con diferencias sensibles de temperatura y precipitaciones. En el clima oceánico las temperaturas son suaves y las precipitaciones abundantes. El clima continental presenta inviernos muy fríos y veranos muy cálidos y húmedos. El Mediterráneo es de inviernos suaves y veranos cálidos y secos.

Los climas fríos.

Corresponden no sólo a los círculos polares, sino también a las zonas de altas montañas. El clima polar, las temperaturas son muy bajas, en el verano prácticamente no existen las precipitaciones son muy escasas. El clima de alta montaña es por las temperaturas frías en invierno y suaves en verano, así como por las precipitaciones intensas en invierno en forma de nieve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *