Según estudios realizados, pintar los techos de la casa color blanco reduce el calor hasta un 30%


Pintar el techo de la casa y azoteas de los edificios color blanco reduce el calor.

Pintar de color blanco del interior de una casa o en la azotea de un edificio puede ayudar a bajar la temperatura a un 30%, es la manera más económica de reducir las emisiones de carbono, debido a que el color blanco refleja los rayos solares.
Investigaciones del Sistema Climáticos de la Universidad de Columbia, midió la temperatura de un tejado en Nueva York en el día que hacia más calor en el año y comprobaron que la parte que esta pintada de blanco se puede mantener a 6ºC más fría.
Los techos oscuros absorben más energía del sol. En la temporada donde es más cálido, el color negro o los colores oscuros absorben más calor.
Pintar los techos de blanco se ha vuelto una moda más que todo en Estados Unidos, donde hay jóvenes que se ofrecen unas horas para cambiar el color de los techos de los edificios y casas.
Se calcula que pintando los techos de blanco o colores claros, se puede reducir el uso de energía y de aquí a producción de carbono que es eliminado a la atmósfera en 44.000.000.000 (44 billones) de toneladas de dióxido de carbono.
Otras investigaciones, aseguraron mediante unos estudios realizados con 10 edificios de California y La Florida que el uso de techos blancos, ahorra del 20% al 70% de la energía del consumo anual que se necesita para enfriar el ambiente, debido a que reducen la transferencia de calor hasta el interior de la edificación.