Se recuerdan mucho mejor los nombres de las personas que sonríen.


Se recuerdan mucho mejor los nombres de las personas que sonríen.

Seguramente ya sabrás que somos más atraídos a aquellos que sonríen más que aquellos que no. Pero ¿sabías que las personas que sonríen más tienen también más probabilidades de que se recuerden de su nombre? Esto fue lo que se descubrió en un experimento psicológico en el 2008.

El profesor Takashi Tsukiura y Roberto Cabeza de la Universidad de Duke, en EEUU, llevaron a cabo una fMRI (Imágenes por Resonancia Magnética funcional) para averiguar cómo el cerebro responde a las caras sonrientes y no sonrientes. Para esto, monitorearon los cerebros de los participantes mientras se les mostraba imágenes de personas sonriendo y otras neutrales. Cada imagen tenía el nombre de las personas.
El resultado fue que la región del cerebro que está asociada con la recompensa se encontraba más activa cuando los participantes se fueron aprendiendo los nombres de las personas que estuvieron sonriendo.
Los hallazgos de este estudio sugieren que todos somos sensitivos a las señales sociales positivas. Sonreír es una señal de calidez, amabilidad y amistad, por lo que seremos más propensos a aprendernos los nombres de aquellos que sonrían más.