Qué es y cómo se manifiesta el Alzheimer.

El alzheimer es una de las enfermedades que más se ha extendido en los últimos años. Aunque en la mayoría de los afectados son mayores de 60 años, puede presentarse a partir de los 30 años. 

Aunque fue en 1907 cuando el neurólogo alemán Alois Alzheimer describió por primera vez en el ámbito científico la enfermedad. Quinientos años antes de Cristo, Solón, Platón y Cicerón identificaron cuadros similares a los que hoy denominamos demencias. 

También en el Imperio Romano, en el siglo I a.C., Aurelius Cornelius Celsus, habla de la demencia como entidad clínica. En la segunda centuria de nuestra era, Areteo de Capadocia estableció la clasificación de demencia, dividiéndolas en crónicas y agudas. En el siglo XVII se publicó un caso clínico de enfermedad de Alzheimer y comenzó a hablarse de un ensanchamiento de los ventrículos del cerebro y atrofia cortical.

Se estima que entre el 2% y el 4% de la población mayor de 65 años padece de demencia de tipo Alzheimer. Por lo contrario, otras clases de demencia son menos frecuentes. La prevalencia de este caso particular aumenta con la edad, alcanzando un porcentaje de afectados superior incluso al 20% por encima de los 85.  

Junto a la edad, uno de los principales factores de riesgo es el sexo. El alzheimer es mucho más frecuente en mujeres que en hombres. Esta desigualdad está asociada al hecho de que la esperanza de vida de la mujer es mayor que la del hombre.


Qué es y cómo de manifiesta.

La enfermedad del alzheimer se caracteriza fundamentalmente por la muerte de neuronas del cerebro, por la aparición de deformaciones. Además, de los ventrículos laterales, la pérdida de consistencia y grosor de la corteza cerebral.

Se trata de un trastorno cerebral orgánico, como se ha indicado, un tipo de demencia. Como consecuencia se presenta como una patología o anomalía de las funciones mentales tanto cognitivas como no cognitivas. Se manifiesta de forma crónica y progresiva.

La característica más llamativa del alzheimer es el evidente deterioro de la memoria. Se produce una significativa disminución de la capacidad para retener información o para recordar algo ya aprendido. Sin embargo, se dan otros trastornos, como alteración del lenguaje, dificultad para llevar a cabo actividades motoras, fallos en el reconocimiento de objetos.


Desarrollo.

Se pueden hablar de tres fases.

1. Una fase inicial, el mal aparece de forma insidiosa, progresiva y lentamente. empieza a apreciarse una disminución de la memoria reciente , es decir, un incipiente deterioro de la memoria. También se da cambios bruscos de humor, un abandono progresivo de las aficiones, una apatía crónica y una reducción de la espontaneidad. 

2. Es cuando tiene lugar una mayor alteración de la memoria reciente y de la memoria de evocación. También existe una clara desorientación, falta de espontaneidad, problemas de comprensión, aumento del tono muscular. También se ven reflejada reacciones desmesuradas que llegan a la agresividad.

3.  El enfermo ha perdido ya todas sus capacidades intelectuales, presenta un mutismo absoluto, estupor y rigidez muscular.


Tratamiento.

No existe tratamiento eficaz contra el Alzheimer, se trata de una afección crónica, degenerativa e irreversible. Sin embargo, es posible llevar a cabo un tratamiento farmacológico sintomático, que protege al sistema nervioso y ayudan a algunos síntomas específicos.

Es recomendable, igualmente, un tratamiento no farmacológico. El paciente ha de mantener sus niveles de hidratación y nutrición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *