¿Sabes sobre la Constitución española de 1978?

La Constitución de 1978, aprobada en referéndum popular, es la estructura jurídica del estado democrático que surgió de la transición. El marco de convivencia de todos los españoles, tras una larga dictadura que

había mantenido las divisiones de la guerra civil.

Sobre la Constitución española.

Este texto constitucional fue aprobado casi únicamente en las dos cámaras de la Cortés en sendas sesiones plenarias el 31 de octubre de 1978. Rectificado en referéndum popular el 6 de diciembre del mismo año, sancionado por el rey el 27 de diciembre y publicado en el boletín oficial del Estado dos días después, en castellano y en el resto de las lenguas oficiales españolas.

Consta de 169 artículos, agrupadas en 10 títulos más un título preliminar, además es un preámbulo y 2 disposiciones adicionales 9 transitorias una derogatoria y otra final. Define España como un estado social y democrático de derecho, donde la soberanía reside en el pueblo y cuya forma política es el de la monarquía parlamentaria.

Tras la larga dictadura franquista, la nueva constitución suponía la vuelta de los principios democráticos y sociales. Estos habían animado, por ejemplo, a la Constitución republicana de 1931. Fue posible gracias al clima de Reconciliación impulsado por la llamada transición política española hacia la democracia. Que buscó un equilibrio entre el inmovilismo de Los partidarios del régimen franquista.

Tras legalizar los sindicatos y los partidos políticos, incluido el Comunista. El gobierno de Adolfo Suárez convocó las elecciones generales del 15 de junio de 1975, los primeros comicios libres desde 1936. Resultó vencedora la unión de centro democrático de Suárez, convertido en conductor del proceso hacia la democracia. Mientras que el partido socialista obrero español se configuraba como la segunda fuerza política.

Propuestas de gobierno.

Tras descartar la propuesta del gobierno de encargar la redacción del texto constitucional en una comisión de expertos. Se encomendó la tarea a una potencia del Congreso de los diputados que comenzó sus trabajos el primero de agosto de 1977. En la que estuvieron representadas todas las fuerzas políticas presentes en el parlamento.

Este hecho motivó que su redacción fuera lenta y laboriosa plagada de negociaciones y concesiones entre grupos políticos con ideas y aspiraciones muchas veces contrapuestas. Lo que se refleja en las generalidades y frecuente ambigüedades del texto final. Pero que a su vez lo convirtió en un marco básico de convivencia y de ordenamiento del Estado valido para todos.

Tras la promulgación de la Constitución las Cortes constituyentes se disolvieron y se convocaron nuevas elecciones generales. Para el primero de marzo de 1979 con un resultado similar a la de las anteriores. En los años siguientes se fueron elaborando nuevas leyes que configuraron el sistema político de la democracia.

El recuerdo de la represión franquista movió a los componentes constitucionales hacer especial hincapié en la definición y Amparo de los derechos y libertades fundamentales. Así como la defensa frente a pretensiones exclusiva por parte de los poderes ejecutivos legislativos. Se diseñó un poder judicial capaz de garantizar el respeto a la legalidad. Además de instituir el tribunal constitucional como órgano encargado de interpretar y velar por el cumplimiento de la letra y el espíritu de la propia constitución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *