Retratos hipnóticos abajo del agua que te sorprenderán

Ryan Muirhead es un fotógrafo de Oregon que se definió a sí mismo como una persona llena de rabia a la que la fotografía le permitió hacer un poco las paces con su existencia. A los artistas se suelen asociar con ciertas obsesiones que le acompañan desde su niñez. En el caso de Muirhead fue a los 27 años, de forma casual, cuando dio con su primera cámara fotográfica y fue algo que poco a poco se fue convirtiendo en una prolífica carrera. Sin embargo, cabe destacar que la música que lo que llenaba su vacío existencial. una influencia que podemos ver en algunas de sus series fotográficas.

En la actualidad, su producción fotográfica se centra en el retrato, pero no en cortas sesiones preparadas que solemos ver, si no más bien seguimientos de años alrededor de distintas figuras, a los que se retrata en los momentos de mayor intimidad y en los de mayor proyección pública.

Su último trabajo supone una innovación frente a su obsesión por fotografías retratos y cuerpos a una de sus amigas en una piscina bajo el agua a base de rollo de negativo que altera mediante doble exposición y forzado de carrete.