¿Quieres conocer sobre el arte chino?

La definición de los diferentes estilos del arte chino, indisolublemente Unido En la religión y el pensamiento se encuentra vinculado al auge de una forma de espiritualidad. Cada una de las grandes épocas históricas viene caracterizada por una manifestación artística concreta.


La edad del Bronce.

La civilización china comienza en el Neolítico, con la legendaria dinastías Xia, creadora de los primeros caracteres escritos destinados a la comunicación con los espíritus. Esta cultura se establece a lo largo del Río Amarillo, donde se han encontrado yacimientos con objetos rituales de cerámica Y Jade.

En la provincia de Henan, en la cuenca del Río Amarillo, se desarrolló hacia él II Milenio la tecnología del Bronce correspondiente en el tiempo con la dinastía Shang. Los recipientes rituales de este momento, destinados al culto a los antepasados, aúnan en el complejo y simbólico de su decoración.

En el siglo XI a. C. Los Shang, sucumbieron ante los Chou, excelente Guerrero que extendieron la civilización del bronce por el norte hasta Mongolia y por el sur hasta el Yangtsé.


La Gran Muralla.

En el siglo III a. C. Shi Huang Ti conquistó todo el país, proclamándose primer soberano emperador. Para evitar las invasiones de los bárbaros al norte encargó la construcción de la Gran Muralla al general Monk Ti. Además de fortaleza, era una vía para la rápida comunicación del imperio, ya que con su 6,800 km de longitud, se extiende desde el golfo de Bohai hasta Xinjiang.

Aparte de los soldados, participaron en la construcción de largo muro de 10.000 li, más de 500.000 campesinos y numerosos presos de guerra. Se emplearon los materiales existentes en cada zona, predomina:

1. La piedra.

2. El granito.

3. La madera.

4. Las tejas.

El muro está jalonado por torre defensiva desde las que hacían señales de humo en caso de movimiento enemigo. Su anchura permitía que pasaron soldados, caballos y carros. Las sucesivas dinastías emprendieron obras de conservación de la Muralla hasta su abandono hacia el siglo VII con La Dinastía Tang.


El Imperio Han (206 d. C.)

Los Han consideraron la paz e inventaron la burocracia más antigua de la historia. El mandarinato, compuesto por funcionarios reales que accedieron a su puesto por oposición. Tanto la filosofía de confucio como el taoísmo ejercieron gran influencia en el arte de ese momento. Ponían el énfasis en la armonía y la moderación, mientras que el taoísmo proponía una moralidad alta y compasiva.

Todas las manifestaciones artísticas anteriores alcanzaron su esplendor técnico y decorativo, la caligrafía sobresalió entre todas como arte mayor. Desde entonces, la caligrafía, poesía y cultura han constituido el arte del pincel y la manifestación artística por excelencia en China.


La porcelana.

Los Tang (618-907) legaron el arte chino el plano en damero aplicado en su capital Chang’an. La organización urbanística quedó consagrada desde entonces, pasando incluso a Japón. Para los chinos, los edificios reflejado en el orden del universo y responden a una serie de principios esenciales:

1. Pureza de los volúmenes.

2. Simetría.

3. Importancia del emplazamiento y orientación.

Todos estos criterios dictados por el antiquísimo arte de la geomancia China o feng-shui.

Fue también un período de esplendor para la pintura, orfebrería y demás artes suntuarios. Sufrieron productos de altísima calidad a un corte cada vez más amante del lujo. Época de paz, marcada por la tolerancia, prosperidad y la creatividad en estos años se inventaron:

1. La pólvora.

2. Brújula imantada.

3. La imprenta.

4. La porcelana.


Los Song (960-1279).

Las cotas de refinamiento y calidad técnica alcanzadas en la obra de las dinastías Song  marcar un punto de referencia que se mantuvo sin apenas variaciones hasta nuestros días. A partir de este momento el arte pictórico se divide entre pintura de corte, carácter más popular y en la que tendrá una gran importancia del color y pintura erudita monocroma y expresiva.

Los chinos fueron los primeros que no consideraron el arte de pintar como una tarea servil. Situaron al pintor al mismo nivel que al poeta inspirado, puesto que pensaban que el arte se empleaba para la meditación.

Cuando ya viene querido esas destrezas, contemplaban la naturaleza para captar el estado de ánimo del paisaje.  de regreso al taller trataban de recobrar esa sensaciones y trasladarlas a Lienzo.


La Ciudad Prohibida de Pekín.

El tercer emperador de La dinastía Ming, Yongle, trasladó la capital de Nanjing a Pekín en el año 1421. Para lo cual se había emprendido una reforma urbanística en la que el plano de la ciudad reprodujera el orden celestial, pues iba a ser la mirada del Hijo del Cielo.

Su planta en a cuadrada, forma geométrica que simboliza la Tierra, organizada por dos ejes. Uno de norte a sur, que reunía los edificios de mayor relevancia, otro de este a oeste. En la intersección se situó la ciudad prohibida, la morada del emperador y de su corte, protegida por una triple muralla.

Por el lado del Sur se accedía al palacio imperial, delante del cual se habría una gran explanada destinada a las grandes audiencias. La zona ceremonial estaba compuesta por tres palacios, en los que el emperador recibía a Los embajadores o trabajaba con sus ministros. Desde aquí se entraba, tras atravesar otra muralla, en las dependencias privadas del Hijo del cielo y su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *