¿Qué es la clonación?

La clonación es el proceso científico mediante el cual se crea, a partir de una célula de un individuo, otro idéntico al anterior.


La clonación reproduce de modo perfecto los aspectos fisiológicos y bioquímicos de una célula en todo individuo. Esto es posible porque mediante un proceso de reproducción artificial se aportan los genes necesarios en la célula. Estos genes son los que determinan las características del nuevo individuo, A diferencia de lo que ocurre en la reproducción sexual. El individuo es resultado de un proceso de fecundación y de la aportación genética de una célula de la madre y una célula del padre.

En el campo de la ingeniería genética, clonar supone realizar, un vitro. Es decir, en las condiciones de un laboratorio, el aislamiento y multiplicación de una porción de material genético o ADN.

En griego, Klon,  tiene significado de Rama o brote, se ha de tener en cuenta que la clonación existe en la naturaleza de forma paralela a la reproducción sexual. Los primeros organismos se reproducen de manera asexual, dando lugar a unos descendientes idénticos a sus padres. Según la definición anterior, eran en realidad clones de sus progenitores. La reproducción sexual es una base que tiene lugar en el curso de la evolución de los seres vivos, con el fin de aportar nuevas soluciones genéticas.

Con estas nuevas combinaciones, que se producen como consecuencia del intercambio de material genético del padre y de la madre, se consigue nuevos individuos que presentan una mayor capacidad de adaptación al medio exterior.


Comunidad científica.

La comunidad científica lleva muchos años estudiando la idea de obtener seres viables a partir de la clonación de células somáticas o no sexuales. Los fracasos iniciales hicieron pensar que el problema radica en el tipo de célula del individuo originario. Una célula de un individuo adulto, si es usada en este tipo de experimentos, incapaz de llevar a cabo la secuencia de acciones necesarias para el desarrollo.

Por eso empezaron a utilizar células embrionarias, que conservan la totipotencia o capacidad de desarrollarse y diferenciarse en los distintos tipos funcionales de lo que consta un ser adulto. Esto es debido a la diferenciación en el caso de la célula de un adulto.


Primeros avances.

El primer experimento de clonación invertebrados los realizaron los científicos Briggs y King en los primeros años de la década de los 50, en ranas. En los años 70, el equipo del científico Gordon obtuvo colecciones de sapos escuela perfectamente iguales entre sí. Esto mediante la técnica de la inserción de los núcleos de las células de las fases larvarias temprano y módulos que previamente habían sido despojados de sus núcleos.

En los años noventa se obtuvo la clonación de un mamífero. En 1996, el grupo de los científicos Wilmut y Campbell logros clonar dos ovejas, por transferencia de núcleos de embriones. También se ha descrito la producción de monos Rhesus.

En estos últimos experimentos se usaron células embrionarias, que permitieron el nacimiento de un individuo de este especie, que fue llamado tetra. De todos los ensayos que se han desarrollado durante la década de los noventa se deduce la utilización de varias técnicas:

1. La obtención de terneros clónicos, consiste la fecundación in vitro de un óvulo de una vaca con el espermatozoide de un toro.

En el desarrollo embrionario del óvulo se separan cada una de las células embrionarias, y gracias a su capacidad intacta de diferenciación, dan lugar a un nuevo individuo.

Uno de los mayores éxitos de la fecha corresponde al equipo del doctor Ian Wilmut del instituto Roslin de Edimburgo. En este trabajo se obtuvo una oveja por clonación a partir de una célula ya diferencia de un adulto. El resultado fue la oveja Dolly. El método consistía en tomar el óvulo de la oveja, eliminar su núcleo. Cambiar este núcleo de una célula adulta e implantar este óvulo en una tercera oveja.

Dolly tenía un padre y tres madres. Esta técnica posee aún un elevado porcentaje de fracaso. Uno de los datos más interesantes que se pueden desprender de estos experimentos es que se ha conseguido reprogramar de alguna manera el material genético de una célula adulta para que esta se desarrolle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *