Que alguien te regañe, te motivará a trabajar más duro y más creativamente


Que alguien te regañe en el trabajo, te motivará a trabajar más duro y más creativamente, sugiere un estudio.

Un jefe enojado puede ser algo que incite a la innovación en los empleados. Un estudio alemán lo demostró, algunas personas hacen mejor su trabajo luego de haber sido regañados por una tarea mal hecha. Sin embargo, si el regaño va a la persona equivocada, la creatividad puede empeorar en vez de mejorar.

La clave es: el grado de compromiso de un empleado y el deseo por entender la situación, un rasgo llamado motivación epistémica, que está asociado con la personalidad del trabajador y el entorno de trabajo.

En el estudio, los sujetos que alcanzaron mayor grado de motivación epistémica generaron más ideas, mostraron más originalidad y amplitud, además de volverse más comprometidos con el proyecto luego de haber recibido una respuesta negativa que los que recibieron una respuesta neutral.

Sin embargo, los participantes con menor motivación epistémica mostraron resultados totalmente opuestos.

Las personas con alto nivel de motivación epistémica «tienden a pensar más en las emociones de los demás de una manera racional,» dijo un investigador del estudio, Gerben van Kleef, un psicólogo social de la Universidad de Amsterdam.

«Estas personas tienden a interpretar el enojo como una respuesta de algo mal hecho que necesita mejorar, en vez de un ataque» comentó a LiveScience.com

Un bloque y una patata.

Para medir este rasgo, Van Kleef y sus colegas le pidieron a 63 estudiantes de psicología valorar su grado de conformidad con ciertas declaraciones tales como, «Me enfurece ir a hacer algo sin saber que es lo que puedo esperar de este.»

Se les dio ocho minutos para generar tantas ideas como fuera posible en cómo usar una patata. Luego escucharon el comentario de un evaluador, que de hecho era una grabación de un actor que prestó su ayuda. En una versión del video, el evaluador fruncía el ceño y mostraba gestos de enojo; en otro sonaba más neutral.

La siguiente tarea que se les fue asignada era generar tantas maneras como se les fuera posible de usar un bloque, y detenerse cuando se les hayan acabado las ideas.

Las personas con bajo nivel de motivación epistémica, todas las áreas fueron afectadas luego del comentario, excepto el rango de ideas que generaron.

En un estudio previo publicado en el Academy of Management Journal en el 2009, Van Kleef y otros investigadores descubrieron que los equipos de trabajo con alto nivel de motivación epistémica mostraron mejor rendimiento cuando tenían a un líder enojado, mientras que los equipo con baja motivación epistémica tuvieron mejor rendimiento con un líder más alegre.