¿Por qué la Nasa no se acerca al agua en Marte?

El Tratado Sobre el Espacio Ultraterrestre ordena que los robots y los humanos no pueden acercarse a fuentes de agua en Marte por miedo a que se contamine con vida terrestre.

Hace casi dos meses los científicos de la NASA anunciaron que habían encontrado evidencia química de agua líquida en la superficie de Marte. Mientras ellos tratan de hacer un caso convincente, la existencia de ríos estacionales de agua salobre nunca será 100% confirmado hasta que podamos verlo y tocarlo y analizarlo, y si no son humanos los que vayan a Marte a hacer eso, tendremos que estudiarlos indirectamente a través de robots lejanos.

Así que no podremos. No mientras esos robots lejanos sean originados en la Tierra de alguna manera. Ahora mismo, el rover de la NASA, Curiosity, está a 50 kilómetros del sitio donde los científicos sospechan que hay agua marciana, pero gracias a este tratado firmado en 1967, no es posible ir más cerca de esta.

Esto se debe principalmente a que para ir a la parte de la superficie de Marte donde Curiosity se encuentra, tuvo que viajar 225 kilómetros desde la Tierra hasta el espacio, y a lo largo del camino pudo haber agarrado sucio y polvo y toda clase de microbios extraños que pueden seguir vivos.

Incluso cuando los científicos hacen su mejor trabajo para esterilizar sus equipos espaciales una vez llegan a su destino a través de lo que los astrónomos de la Universidad de Swinburn llaman «un intenso salón de bronceo ultravioleta», si no pueden garantizar la esterilización no pueden ir más cerca del agua.

«Ya que el agua líquida parece estar presente … tenemos que tener muchas precauciones y prevenir la contaminación con vida terrestre,» dijo Rich Zurek, jefe del programa de Marte de la Nasa. «Nuestros rovers actuales no han sido esterilizado al grado que se necesita para ir a un área donde el agua líquida pueda estar presente.»

«Para ser completamente estéril, tienen que usar una poderosa radiación ionizante o calor, ambas de las cuales podrían dañar los objetos electrónicos de la nave,» dijo el astrobiólogo Malcolm Walter. «Así que ellos van tan lejos como se atrevan.»

¿Cuál es la solución?

Todos sabemos que la NASA está planeando enviar humanos a Marte por primera vez a mediados de los 30s, así que es posible que algunos astronautas con suerte puedan ver el agua líquida de Marte con sus propios ojos. Otra opción sería enviar robots a Marte capaces de construir otros robots que puedan investigar el agua con menos riesgo de contaminación. El año pasado, la NASA anunció que están desarrollando robots que puedan imprimir en 3D infraestructura en Marte, por lo que esto podría ser una posibilidad.

Por ahora, Curiosity y su amigo Opportunity solo podrán conformarse con su estado de limpieza y permanecer bien lejos del agua.