Pensar en otro idioma hace que tomemos mejores decisiones.


Un estudio determinó que pensar en otro idioma hace que tomemos mejores decisiones.
Para juzgar un riesgo con claridad, puede ayudar el hecho de considerarlo en otro idioma.

Una serie de experimentos en más de 300 personas de EEUU y Corea del Sur, encontró que pensar en una segunda lengua reduce el enfoque que influencia negativamente en cómo percibimos los riesgos y beneficios.

«¿Tomarías la misma decisión en un lenguaje extranjero como la tomarías en tu idioma nativo?» se preguntaron los piscólogos de la Universidad de Chicago.

«Puede ser intuitivo decir que las personas tomarían la misma decisión sin importar el lenguaje que estén usando, o que tal vez la dificultad de usar otro lenguaje pudiese hacer menos sistemática las decisiones. Sin embargo, hemos descubierto que es totalmente lo opuesto: usar otro idioma que no sea el nativo reduce el prejuicio,» escribió Keysar, líder del equipo.

Los psicólogos dicen que el razonamiento humano está formado por dos modos distintos de pensamiento: uno que es sistemático, analítico y cognitivo, y otro modo que es veloz, inconsciente y emocional. A la luz de esto, es entendible que la demanda cognitiva de pensar en un idioma extranjero, no automatizado, puede aumentar significativamente la seguridad en la que se toma la decisión.