Origen del famoso juego ajedrez.

Los orígenes del ajedrez son inciertos, aunque parece seguro que ya se practicaba en la India hacia el siglo V a.C. De allí pasó a Persia y, seguidamente, fue divulgado por los árabes, quienes lo dieron a conocer en Occidente. En España alcanzó una cierta popularidad durante la Reconquista y, Alfonso X el Sabio tradujo y adaptó diversos tratados musulmanes sobre este juego.


El ajedrez en época moderna.

La historia de ajedrez moderno nace en el siglo XV, momento en que fueron modificadas diversas reglas. Es decir, la forma que el juego empezó a practicarse tal y como hoy lo conocemos. La más importantes afectaron al movimiento del alfil y de la dama, que hasta entonces era muy limitado. A finales de ese siglo, el español Lucena publicó el que puede considerarse el primer tratado de ajedrez moderno.

Años después en 1512, apareció el portugues Damiano Pedro, ambos sentaron las bases de la teoría del juego. En España e Italia fueron los primeros países que desarrollaron una escuela propia. El representante más destacado de la escuela española fue Ruy López de segura, quien venció a Giovanny Leonardo il Puttino. Uno de los mejores jugadores de la época, 1572. Sin embargo, Leonardo y Paolo Boi il Siracusano derrotaron a los españoles en una partida celebrada en el año 1575.   

En el siglo XIX se produjo una reacción contra el juego posicional defendido por Philidor. en consonancia con el espíritu romántico, volvió a adquirir protagonismo el ajedrez de ataque, de gran riqueza combinatoria. El principal acontecimiento de este periodo fue el encuentro entre Labourdonnais y Macdonell, los jugadores más fuertes. Disputaron un total de 88 partidas y con 44 victorias para el francés  y 14 tablas.

La segunda mitad del siglo estuvo marcado por la llegada a Europa del estadounidense P. Morphy en 1858. Derrotó a los principales maestros de la época y supo alterar estrategia y jugar combinatorio.


Siglo XX.

Hasta la segunda década del siglo XX, la supremacía de Lasker sólo fue cuestionada por otro seguidor de la escuela de Steinitz. El duelo entre ambos se celebró en 1908 y el triunfo del ganador fue rotundo. Su reinado duró hasta 1921 en su enfrentamiento con Raúl Capablanca, quien es considerado el más grande de la historia del juego.

Seguidamente, en el 2002 se impuso el ucraniano Ruslan Ponomariov, de 18 años. Se convirtió así en el campeón más joven de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *