Origen de los celtas.

Aunque no se puede hablar de un pueblo Celta. La identidad cultural entre una serie de pueblos configuró una civilización original en Europa occidental y Central. Que tendría gran influencia incluso después de su absorción por la expansión de Roma y los pueblos germánicos.


El origen de los celtas en arqueología.

Las evidencias arqueológicas sugieren la existencia de un continuum cultural en la región situada al noroeste de los alpes. La cual se caracteriza especialmente por las formas de entretenimiento, desde la cultura de los túmulos (h. 1200 a. C.).

Ya en la edad de hierro la cultura de Hallstatt (siglo VII y VI a. C.) Proporcionar retos que nos hablan de un sustrato céltico. Las tumbas encontradas en bohemia, el sur de Alemania y el norte de Francia, contienen carros de 4 ruedas, arreos y aletas espléndidamente trabajado. Cerámica y otros enseres que informan de complejas ceremonias y de la existencia de oligarquías tribales.

También se han encontrado fortificaciones en altura. La Heuneburg, en el Danubio, muestra conocimiento de técnicas constructivas posiblemente importadas del mediterráneo. Las tumbas principescas halladas en las inmediaciones evidencian una notable riqueza constructiva y decorativa.

En cuanto al comerse las poblaciones centroeuropea exportan sal, gema mineral de hierro y ámbar del Norte. A cambio del producto de lujo mediterráneo para las élites locales, generalmente con los griegos como intermediarios.


Invasiones celtas.

Las fuentes reflejan que los griegos establecieron contacto con pueblos celtas al menos desde el siglo V a. C. Ya Hecateo de Mileto y Herodoto hablan de una tierra de los celtas situada al norte de los alpes.

A través de esta fuente podemos reconstruir las fases de unas migraciones que extendieron la influencia de su civilización por gran parte de Europa e incluso en Asia. Durante el período de Hallstatt se produjo una expansión desde Francia a la península ibérica, las Islas británicas y también por Europa Central.

Otra oleada se dirigió hacia el sudoeste, hacia los cárpatos y el norte de los Balcanes. Donde parece que llegaron en el siglo IV. Aprovechando las convulsiones del mundo helenístico, se dirigieron más tarde hacia las llanuras detrás y macedonia incluso a Grecia donde saquearon el santuario de delfos en el 279.

Una vez rechazar o se convirtieron en un grupo Mercenario muy apreciados por los soberanos del Mediterráneo oriental. Un grupo de ellos se desplazó en masa a Asia menor a través de bitinia y hacia el 232 se asentaron en medio de los reinos helenísticos de la zona.


Sociedad Celta.

Aunque la Fuente grecolatina se complacen en describir a los celtas como gentes de gran estatura y corpulencia. De ojos y pelo claro parece que se refieren más a una élite de guerreros cuya característica les llama especialmente la atención por ser poco frecuentes en el Mediterráneo.

Otros lugares comunes son sus gustos por la guerra, los banquetes pantagruélicos, la aventura la exageración en actitudes y palabras la poesía de los bardos y cierto Romanticismo racionales.

La estructura social parece dominada por clientela en torno a los poderosos. La familia, del tipo extenso y patriarcal poseían como la tierra si tenían responsabilidades colectivas. Pero la característica más peculiar de la sociedad céltica era la existencia de los druidas.

Esta casta sacerdotal, cuyos miembros padecían de la aristocracia guerrera, era la encargada de dirigir los sacrificios religiosos, recordar las tradiciones y las leyes y educar a los jóvenes nobles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *