Mientras más le hables a tu gato, más te maullará de vuelta.


Mientras más le hables a tu gato, más te maullará de vuelta.

Algunas personas se sienten tontas al hablar con los gatos, porque piensan que los animales no pueden entender sus palabras, pero estas mismas personas son las que se sienten cómodas manteniendo conversaciones con bebés. Así que claro, los gatos no pueden entender todo lo que les quieres decir, pero sin embargo el cariño, la comodidad y la sensación de seguridad que le hace sentir al estar contigo les gusta.

Puedes lograr que tu gato te hable más, ya que mientras más le hables, más te maullará, así irás conociendo sus chirridos y maullidos. Sabrás cuando se despierta, cuando se siente con ganas de jugar, o cuando se está sintiendo en peligro o con dolor. Tu gato no necesariamente tiene algo urgente que decirte; un maullido puede ser también un simple hola.