Ludwig van Beethoven, el compositor más fluido.

Posiblemente, Ludwig van Beethoven és el compositor que más ha influido en la historia de la música a partir del siglo XIX. Fue el genio de la sinfonía, de la sonata y de los cuartetos de cuerda. Formas clasistas que la música de la boda a través de una compleja personalidad y que llevó a sus más altas cotas de belleza.

Ludwig van Beethoven ubicó la música en una nueva dimensión, no sólo por las transformaciones tan importante que atribuyó al lenguaje musical. Sino por el espíritu nuevo con que el artista se enfrentó la producción artística.

Aunque su obra, en cierta medida, hereda los postulados clasicistas de la escuela de Viena. Beethoven es inconformista Anel en su interior la superación, En definitiva se alza sobre la sociedad como artista romántico, visionario, no conforme con aceptar los esquemas culturales de aquella.


Etapa juvenil.

Beethoven nació en Bonn, en 1770. Su abuelo y su padre era músico en la corte del elector de Colonia. Desde pequeño mostró buenas noches para la música y por ello recibió una educación muy disciplinada.

Estudió piano, violín, órgano, composición y con 13 años ya trabajaba como organista en la ciudad natal. En 1790 conoció Viena,  ciudad en la que estudió una breve temporada y abandonó para regresar a Bonn cuando su madre murió.

Después de trabajar como viola en la dicha ciudad, se instaló de nuevo en Viena. En 1792 estudia con Haydn,  y ofrece conciertos de la nobleza y a la alta burguesía vienesa.

Era contratado para ofrecer conciertos y vivía gracias al salario que le ofrecían los nobles patronos, entre ellos el príncipe lichnowsky. Gracias a el cual inició su primera gira de conciertos Praga, Berlín y Dresde.


Etapa de la madurez.

En 1802 Beethoven es un conocido músico que ha creado una nueva forma de concebir la composición musical. Pero la sordera ha comenzado y como consecuencia las depresiones y la angustia ante una enfermedad imparable.

Frenó su actividad como profesor de piano y concertista, importante fuente de ingresos. También disminuyó la vida social, pero no los deseo de componer y madurar sus ideas artísticas, que a partir de este año dieron sus mejores frutos.

La música de Beethoven no sólo se hace novedoso en cuanto a la utilización del original lenguaje expresivo que había experimentado antes de 1802. Beethoven asume un compromiso vital en su composición, que convierte en el reflejo de su estado de ánimo y de su Concepción universalista del quehacer estético.

La Sinfonía número 3 heroica, escrita en 1804 supone una síntesis y un punto de arranque de esta nueva concepción. Esto se materializó también en la sinfonía número 5 en do menor de 1808. Su famosísimo comienzo aparece en todo el primer movimiento a través de variaciones, introduciendo temas e interpretaciones por distintos instrumentos.

La Sinfonía número 6 pastoral, en fa mayor, de 1808, también introdujo importantes novedades, como el principio de música programática. Esto se desarrolla un contenido bien descriptivo y bien narrativo.  por esta razón cada uno de sus cinco movimientos llevan un título.

1. Despertar en apacible sentimientos al llegar al campo.

2. Escena junto al Arroyo.

3. Animada reunión de campesinos.

4. Truenos-tormentas.

5. Himno de los pastores.

6. Sentimiento de alegría y gratitud Después de la tormenta.

Beethoven amaba la naturaleza en su estado puro y espontáneo. Esto le llevó a la exaltación de lo Sublime en tanto a la grandiosidad y el misterio del espacio natural podía conectar al hombre con los principios unitarios de la universalidad, humanidad y la fraternidad.

A través de la exaltación de la libertad creadora surgen las sinfonías de larga duración. Hasta este momento una sinfonía clasista de Haydn o Mozart duraba unos 30 minutos. Las de Beethoven de 45 minutos o una hora. Esto sucedió con los cuartetos de cuerda. Los compuestos con el número de opus 59 en 1806 graban con lo mismo que una sinfonía y tienen tal monumentalidad Sonora que los acerca en estructura y forma.


Período final.

A partir de 1812, Beethoven compuso menos obras. Su carácter se volvió aún más difícil y temperamental, la sordera aumento hasta los extremos de no poder interpretar concierto ni dirigir una orquesta. La reclusión y el aislamiento se hicieron mayores pero eso no afecta a su genialidad creativa.

Aunque como se ha mencionado su producción fue menor sus creaciones son ahora geniales y culminan con la missa solemnis. La Sinfonía número 9 en re menor coral (1824). Y cuartetos de cuerda op. 127 (1824). Op. 132(1825). 130 op, 131, 132 Gran fuga y op 135 todos en el año (1826).

La Sinfonía número 9 en re menor coral, fue un éxito rotundo. En esta útil y sola presentación del tema inicial en con dos notas que se desarrolla brillantemente en el primer movimiento. Una complicada fuga estructura el segundo movimiento. En el tercer grabar y adhesión sobresale extremadamente emotiva a través de un lento movimiento. El movimiento final es la culminación de la obra.

Finalmente, en diciembre de 1826 Beethoven cayó enfermo y murió en marzo de 1827. A su entierro y funeral acudieron en bien A unas 20000 personas. La muerte de Beethoven se sintió en su época como la desconsolada pérdida de un genio artístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *