Los sonidos influyen en la percepción de los sabores.

“Todo está conectado entre sí, incluso el lugar donde comemos”, es decir que no solo el olfato y la vista juegan un papel fundamental a la hora de comer, sino que también el oído, según Charles Spence de la Universidad de Oxford quien se dedicó a realizar un estudio sensorial sobre esto.

¿Por qué influyen?

El científico afirmó que las notas agudas resaltan el sabor dulce la comida y las notas graves el sabor amargo.

Para realizar este estudio, el investigador Spence se unió con el chef Heston Blumenthal, para realizar un plato único, el cual iba a llevar: ostras, almejas, mejillones y algas, adicionalmente estaría acompañado por un iPod para escuchar los sonidos del mar. Lo que hizo que se aumentará el placer del plato junto con la degustación.
Por otro lado el investigador de la Universidad de Harvard Miguel Alonso, quien aportó en esta investigación, explicó que existen factores cognitivos, que se activan y contribuyen en el juego, y con esto la información que tenemos de la comida cambia la percepción de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *