Los niños pobres son más generosos que los niños ricos.


Un reciente estudio encontró que los niños pobres son más propensos a ser generosos que los niños ricos.


Aun teniendo 4 años de edad, la gente pobre es más generosa que su contraparte millonaria, así lo sugirió un experimento altruista.

Los psicólogos descubrieron además que, enseñar a los niños desde preescolar a ayudar a otros, puede llevarlos a tener mejor salud en su vida.

Los investigadores de la Universidad de California estudiaron a 74 niños de 4 años de edad, los que llevaron a cabo juegos donde podían obtener fichas para intercambiar luego por algunos premios.

Al final de la sesión, se les dijo a los niños que podían donar algunas o todas sus fichas a los niños enfermos que no pudieron tomar parte de los juegos.
Las donaciones fueron hecha de manera secreta, por lo que los niños tenían que ser genuinos en su altruismo, dando sus fichas a otros sin poder jactarse de ello.

Los niños con padres menos ricos donaron la mayor cantidad, sugiriendo así que eran más altruistas que los otros.

A los niños se les colocaron unos electrodos para monitorear tanto sus latidos del corazón como el nervio vago.

El estudio que fue publicado en la revista Psychological Science, encontró que aquellos que eran más generosos por su cuenta tenían mejor habilidades de control de estrés a través del nervio vago.
Controlar este nervio, que es el que regula el estrés conlleva una mejor salud física y mental a medida que van creciendo, concluyeron los investigadores.