¿Las mujeres sufren más de alteraciones sexuales?

Se tiene la creencia de que solo existen los problemas de erección o problemas del deseo, pero la realidad es otra. La disfunción en la mujer es más dominante que en los hombres, estudios demuestran que el 40% de las mujeres y el 30% de los hombres tienen problemas sexuales y solo el 10% son tema de difusión por médicos y otros presentadores de salud.

Los estrógenos (hormona sexual femenina responsable de la formación de los caracteres sexuales secundarios) y los andrógenos (hormonas que estimulan el desarrollo de las características sexuales masculinas)  se requieren para que el tejido genital tenga una estructura y una función. El descenso de la producción de estrógenos de forma natural convierte a los tejido de la mujer altamente susceptible a la atrofia.

Un examen físico de los genitales de una mujer postmenopáusica muestra lo siguiente: atrofia del clítoris, fimosis y casi ausencia de los labios menores. La disfunción sexual de la mujer fue tomada de la población general en un estudio del The National Health y Social Survey. Gracias al estudio se demostró una alta prevalencia de disfunción sexual en la mujer 43% entre 18 y 59 años, los problemas principales fueron:

1. Bajo deseo 22%.

2. Problemas de excitación 14%.

3. Dolor sexual 7%.

El excedente de dispareunia (dolor) en mujeres con pareja fue de 15.5%, además 21% de las mujeres presentaron problemas lubricación.

La disfunción sexual en las mujeres es más frecuente en mujeres jóvenes. La edad joven es significante para: dolor, falta de placer y problemas de ansiedad durante el desempeño sexual. El diagnóstico y las estrategias de tratamiento en la mujer con disfunción sexual, debe ser científica y basada en evidencias.