Las Iguanas tienen un tercer ojo en la frente que solo detecta luz, oscuridad y movimiento.


Las Iguanas tienen un tercer ojo en la frente que solo detecta luz, oscuridad y movimiento. 

Las Iguanas Verdes tienen un remanente «vestigial» de lo que pudo haber evolucionado en un «tercer ojo.», pero este es de hecho una glándula pineal que sobresale en su frente como un óvalo naranja. Es llamado normalmente como «ojo parietal,» que contrastan con otros lagartos, que lo han perdido.

Este ojo no funciona de la misma manera que lo hace un ojo normal, ya que tiene una retina primitiva donde su lente no puede formar imágenes. De todas maneras es sensitivo a cambios de luz y oscuridad, y también puede detectar movimientos, muy útil cuando se tiene que cuidar de depredadores que vengan desde arriba.