Las hormonas pueden ayudar a descubrir si la mujer es maltratada

Según un estudio llevado a cabo por cientificas de la Universidad de Sevilla, indicaron que con un análisis de sangre basta para comprobar si una mujer está siendo maltratada por violencia de género. Esto es gracias a que cuando una mujer se encuentra sometida a una situación de estrés se alteran las hormonas como el cortisol, la prolactina y la oxitocina.

Dicho estudio consistió en recoger muestras y elaboración de una historia clínica sobre dos grupos de mujeres de edad similar, uno de ellos formados por voluntarias en distintas fases de recuperación tras el maltrato. Los análisis ayudaron a detectar el aumento del 16% en los niveles de oxitocina en las mujeres que habían sufrido de violencia de género.

En otros trabajo, señala la investigadora María Pássaro a SINC «se han obtenido datos que indican que la hormona de oxitocina puede ser la principal encargada del establecimiento y mantenimiento de relaciones sociales sanas y por tanto, la responsable fisiológica de que la víctima no sea capaz de romper la relación con su agresor, junto a otros motivos de carácter psicológicos».

Asimismo, los análisis pueden emplearse para corroborar situaciones en las que se sospeche que exista maltrato y también ayuda en la recuperación de la mujer que lo haya padecido.