Las comidas en horarios irregulares y las horas extras de trabajo afecta la salud.


Las comidas en horarios irregulares y las horas extras de trabajo, hace que las personas presenten resistencia a la insulina y sean propensos a la obesidad.
Según un artículo publicado en la revista Current Biology las horas extras de trabajo y las comidas en horarios irregulares forman un gran peligro para nuestra salud debido a que hace que las personas sean más propensas a la obesidad, diabetes y trastornos metabólicos.
Para probar este estudio, los investigadores del departamento de Ciencias Biológicas en la Universidad Vanderbilt, en Estados Unidos, indicaron que la actuación de la insulina sube y baja dependiendo del ritmo cardíaco de 24 horas. Lo experimentos realizados con los ratones de laboratorio demostraron que cuando estos animales no pueden controlar las horas por alguna razón, se presenta una modalidad de resistencia a la insulina y son propensos a la obesidad.
A estas oscilaciones diarias se les conoce como «reloj circadiano», esta es una de las características del trabajo nocturno, esto es como un desajuste de nuestro horario interno que influye en nuestras horas de sueño. Según los investigadores este puede tener efecto sobre la regulación del peso corporal y la homeóstasis de glucosa y lípidos.
Otro integrante de esta investigación, del departamento de Fisiología y Biofísica, estableció que estos descubrimientos han sido de mucha ayuda para conocer con más detalle el funcionamiento del metabolismo. Asimismo explicó que con respecto a las comida, cuando no se ingiere en un mismo horario diariamente afecta la insulina y el metabolismo de azúcar en la sangre.