La Historia Real de Pocahontas es Mucho Más Oscura que la de Disney

En 1995, Disney le presentó a los niños de todo el mundo a una Princesa Nativa Americana casada hace unos 400 años, Pocahontas.

La trama sigue a la hermosa hija del Cacique Powhatan llamada Pocahontas, que salva al aventurero inglés John Smith de una ejecución cuando las relaciones de los británicos con los «salvajes» en el Nuevo Mundo se dificultaron. Pocahontas inició un romance con Smith y ambos casi partían hacia Gran Bretaña al final de la película.

Sin embargo, la historia cuenta algo diferente y un poco más oscuro.

Para empezar, Pocahontas era solo un sobrenombre que significaba «la traviesa» o «la niña mimada.» Matoaka, como la página web de Powhatan Nation la llama, fue tomada como prisionera a los 17 años en una visita social de los colonos a Jamestown. Ellos la tuvieron de rehén ahí por más de un año!

Matoaka había conocido a Smith antes de su cautiverio, pero las chispas no brillaban entre ellos. De hecho, John Rolfe (un personaje engreído en la segunda película de Disney) mostraba un interés especial en Matoaka. Como condición para que la liberasen, ella acordó casarse con él. El 5 de abril de 1614, Matoaka se convirtió en Rebecca Rolfe, y pronto tuvo un hijo llamado Thomas. En 1616, la familia apodada como los «Red Rolfes» (Los Rolfes Rojos) volvieron a Inglaterra, donde ella era algo así como una celebridad.

Cuando Matoaka y Rolfe intentaron volver a Virginia en 1617, ella, por alguna razón, abandonó el barco en Gravesend, Inglaterra. Ese mismo año ella murió a sus apenas 21 años de edad.

«Es una desgracia que de esta triste historia, que muchos Euro-Americanos consideren como embarazosa, Disney haga ‘entretenimiento’ y perpetúa un mito deshonesto y egoísta a expensas de la Nación Powhatan,» escribió el Cacique Roy Crazy Horse.

Además de eso, también se plantea la controversia de que si Matoaka salvó o no a John Smith.

Cuando Smith escribió por primera vez sus experiencias con las personas de Powhatan (en dos cartas, en 1607 y 1612), el mencionó que su tiempo ahí fue agradable y nunca habló de que Matoaka le haya salvado la vida.

Pero en su libro, «General Historie of Virginia,» publicado en 1624, Smith mencionó que en Powhatan habían intentado apedrearlo hasta la muerte, pero Matoaka se metió en su camino para salvarlo:

Dos grandes piedras fueron traídas ante Powhatan: tantas como pudiera soportarlo [Smith], lo arrastraron hasta ellos, y acostaron su cabeza preparados con sus piedras para golpearlo hasta sacarle sus sesos, la preciada hija del Rey, Pocahontas, cuando ya no habían ruegos que pudiesen salvarlo, tomó su cabeza entre sus brazos y colocó la suya para salvarlo de la muerte.

Los escépticos ven demasiado raro que Smith no escribiera acerca de estas ocurrencias sino hasta 17 años después y luego de la muerte Matoaka, cuando Europa comenzó a darse cuenta de su historia. Sin duda, el punto de vista que prevalece es que el sacrificio de Matoaka para salvar a Smith nunca sucedió.

Sin embargo, unas investigaciones de J.A. Leo Lemay, un profesor inglés de la Universidad de Delaware fue uno de los primeros en analizar toda la evidencia histórica, encontró que tenemos muy pocas razones para considerar la historia escrita de Smith como no confiable. Algunos estudiosos pueden haber tenido motivos políticos para clamar ese hecho. Además, ocurrencias similares sucedieron en otras tribus Nativas Americanas que sugieren que el intento de ejecución era un ritual para permitir grupos externos a las tribus.

Pero por otro lado, no se muestra que Matoaka y Smith hayan tenido una relación especial según lo escrito por Smith. De acuerdo con la Nación Powhatan, Matoaka odiaba a Smith, y cuando lo veía en Londres, ella rechazaba hablar con él y le llamaba mentiroso.

El debate continúa acerca de que si «Pocahontas» salvó o no a John Smith, pero lo que sí sabemos es que su vida no se veía para nada a lo que mostraba Disney. Mientras que la segunda película presentaba a su verdadero esposo, John Rolfe, la corta vida de Matoaka terminó en tragedia.