La historia de la mujer que se vistió de hombre para poder mantener su hija


Una mujer egipcia llamada Sisa Abu Daooh se vistió como hombre por 42 años para poder trabajar y mantener a su hija.
En los años 70, una egipcia llamada Sisa Abu Daooh quedó viuda justo estando embarazada. Desde ese momento vivió y trabajó como un hombre, ya que esa ha sido la única manera en que ha podido mantener un trabajo y salir adelante con su hija.
Trabajó por más de 40 años con los lustradores de zapatos en Luxor. Se sienta por las calles, cafeterías y mezquitas locales vistiéndose como ellos, con panatalones o con galabeya (una túnica tradicional).
Las personas creían que era un hombre, hasta que hace unos meses reveló su secreto de 42 años. Cuando el presidente de Egipto Abdel Fattah al-Sisi le dio un reconocimiento por ser una mujer que encabeza una familia, por su esfuerzo y por todas las dificultades que vivió para poder alimentar a su hija.
«Es una mujer trabajadora ejemplar», dijo el presidente que a su vez le entregó una ayuda de 6.000 dólares.
Comenzó a vestir como hombre para lograr escapar de las restricciones laborales contra la mujer y poder ganar lo suficiente para mantener a su hija.
La mujer de 64 contó en una entrevista que durante las últimas décadas ha trabajado haciendo ladrillos y lustrando zapatos. Dijo que los primeros años fueron bastante difíciles, enfrentando el abuso verbal y físico de las personas que descubrían su secreto. Ganando el equivalente a un dolar al día y muchos hombres a los que le trabajaba le decían que era bueno en su trabajo, sin saber su secreto, le ofrecían cigarros y con el pasar del tiempo le llamaban Abu Hoda (el padre de Hoda).

Afirmó que no quiere volver a vestirse como mujer otra vez y su preciada hija dijo que «Ella no solo es mi madre. Es mi madre, mi padre y todo en mi vida.»