La Historia de Ana Frank

Ana Frank nace el 12 de Junio de 1929 en la ciudad de alemana de Fráncfort. La crisis económica, el surgimiento de Hitler y el creciente sentimiento antisemita en la sociedad pone fin a la tranquila vida de la familia.

En ese entonces, Adolf Hitler obtiene más seguidores con su partido, él odia a los judíos y los culpa de todos los problemas en el país. De igual forma, juega con los sentimientos antisemitas que prevalecen en dicho momento. Debido a esto es que los padres de Ana, Otto y Edith Frank deciden mudarse a Ámsterdam, donde el padre de Ana da inicio a una compañía que se dedica al comercio de pectina, una sustancia para preparar mermelada.

Alemania invade los Países Bajos.

Ana se adaptó muy rápido a su nuevo hogar, aprendió el idioma, hizo nuevas amistades y va a una escuela holandesa. Mientras tanto, su padre trabajaba fuertemente en la compañía nueva. Sin embargo no se le hacía fácil comenzar una nueva vida. Es así como Otto, el padre de Ana decide establecer un negocio en inglaterra, pero no lo consigue.

El 1 de septiembre de 1939, Alemania invade Polonia, iniciando así la Segunda Guerra Mundial. El 10 de mayo de 1940, los nazis invadieron los Países Bajos y cinco días más tarde el ejército holandés se rinde. Esto hizo que comenzaran a establecerse nuevas leyes y regulaciones que dificultan la vida de los judíos, por lo que a Ana se le prohíbe ir a muchos lugares. Así, Otto pierde la compañía porque no se le permitía a los judíos ser propietarios.

La Casa de Atrás.

El 5 de julio de 1942 llega una citación para Margot Frank, donde tiene que presentarse en un campo de trabajo en Alemania. Esto obligó a la familia Frank a pasar a la clandestinidad. Una semana más tarde se agrega otra familia los Van Pels. Durante dos años permanecieron escondidos en la Casa de Atrás.

Mientras estaban escondidos no debían hacer ruido, a pesar de sentir miedo con frecuencia, para bien o para mal tenían que pasar el tiempo juntos. Sin embargo, recibieron ayuda de muchos empleados de la oficina. Estos no solo los ayudaban con comida, ropa y libros a los escondidos, sino que también son su contacto con el mundo exterior.

El Diario de Ana.

Ana recibió un diario como regalo de cumpleaños. En los dos años que se esconde, Ana escribe sobre lo que ocurre en la Casa de Atrás, pero también sobre lo que siente y piensa. Además, escribe cuentos, comienza una novela y escribe citas en su cuaderno de frases. Así es como pasa el tiempo, ayudándose con la escritura.

Cuando el ministro de educación del gobierno holandés desde Inglaterra hace un llamado a guardar los diarios y documentos de la guerra. A Ana se le ocurrió la idea de escribir sus diarios sueltos en una sola historia con el título «La Casa de Atrás».

Son descubiertos.

El 4 de agosto de 1944, los escondidos son arrestados, junto con dos de los ayudantes. Pasando por oficina central del Servicio de Seguridad alemán, la prisión y el campo transitorio de Westerbork, los escondidos fueron deportados a Auschwitz.

Ana Frank 1929-1945

EL VIERNES 10 DE MAYO DE 1940 AL AMANECER, Hitler lanzó ochenta divisiones que irrumpieron, simultáneamente, en Bélgica y Holanda. Junto con las tropas, llegó la siniestra Gestapo para hacer cumplir entre otras, las leyes raciales dictadas por el régimen nazi.

Los Frank, como otras familias judías alemanas, habían emigrado a Holanda, en 1933, huyendo del antisemitismo. A la llegada de los alemanes no pudieron abandonar el país y, el lunes 6 de julio de 1942, se refugiaron en el «anexo secreto», ubicado en las mismas oficinas de Otto Frank. Hoy la casa es un museo.

Menos de un mes antes, Ana, la hija menor de sólo trece años, había comenzado a escribir su Diario. Lo hace hasta el 10 de agosto de 1944. Tres días después, hacia las 10:30 de una mañana de verano, irrumpe en el anexo la Grüne-Polizei y sus ocho habitantes, más sus protectores Kraler y Koophuis, son arrestados y enviados a campos de concentración. El fascista holandés que los denunció ganó 60 florines -7,50 por cabeza- por entregar al grupo.

El diario de Anna Frank

El Diario de Ana Frank es uno de los testimonios más conmovedores de una víctima del delirio a que llegó el mundo por la acción de los nazis. Fue encontrado, en medio del caos dejado por la Gestapo en el refugio, por las buenas amigas Miep Y Elli, junta a doce relatos y una novela inconclusa, todos escritos por Ana en holandés. Será su padre Otto Frank, el único sobreviviente de la familia, quien lo publicará en alemán en 1954.

Después de la detención, son llevados al campo de concentración de Westerbork, todavía en Holanda. Más tarde a Auschwitz, en Polonia, donde Ana pierde su larga cabellera. Los nazis rapaban a las mujeres porque el cabello era materia prima para correas de trasmisión y ayudaba a cerrar herméticamente los submarinos.

Hacia fines de octubre de 1944, Margot y Ana son trasladadas al campo de concentración de Bergen-Belsen, en Alemania. Margot muere en febrero de 1945. Ana en marzo del mismo año, dos meses antes de la entrada de las tropas británicas al campo; dos meses antes de la liberación de Holanda. Ana Frank todavía no cumplía los dieciséis años, había nacido el 12 de junio de 1929…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *