La disculpa del piloto japonés que entregó


El piloto japonés que atacó un pueblo en la Ciudad de Brookings, EEUU, durante la segunda guerra mundial, volvió años después para entregar una espada familiar de 400 años como disculpa.
Fujita se mantuvo como piloto de la Marina Imperial Japonesa, principalmente en tareas de reconocimiento, hasta 1944, cuando fue transferido al entrenamiento de pilotos kamikaze. 
Después de la guerra abrió una tienda de equipos electrónicos en la Prefectura de Ibaraki, luego comenzó a trabajar en una compañía fabricando cables.
Fujita fue invitado a Brookings en 1962, luego de que el gobierno japonés se asegurara de que no fuese tratado como un criminal de guerra. Él le entregó a la Ciudad de Brookings su espada familiar de 400 años bastante avergonzado, una espada samurai a manera de disculpa por los actos cometidos. 
Fujita admitió que si la espada no fuese recibida de buena manera el se iba a suicidar haciendo el Seppuku. Sin embargo este pueblo lo trató con respeto y afecto, aunque su visita levantó controversia alrededor.
Impresionados por su bienvenida en los Estados Unidos, Fujita invitó tres estudiantes mujeres  a Japón en 1985. Durante la visita de las estudiantes de la Secundaria Brooking-Harbor a Japón, Fujita recibió una carta dedicatoria de un ayudante del Presidente Ronald Reagan “con admiración por su amabilidad y generosidad.”
Fujita volvió a Brookings en 1990, 1992 y 1995. En 1992, plantó un arbol en el lugar donde la bomba fue lanzada como símbolo de paz. En 1995, mudó la espada samurai del Salón de la Ciudad de Brookings a una nueva vitrina en la librería de la ciudad.