La Catedral de San Basilio.

Se construyó a mediados del siglo XVI por órdenes del zar Iván el Terrible. El motivo principal era la conmemoración de la victoria de Rusia sobre el Kanato de Kazán. No se sabe qué había en este lugar antes de la construcción del templo, cuya primera mención es de otoño de 1554.

Fue una catedral realizada en madera, pero 6 meses después se desmontó para comenzar la construcción de la piedra. Los constructores fueron los arquitectos Barma y Postnik, aunque hay estudios que afirman que son los nombres de una misma persona.

Hay una leyenda en torno, a Postnik y cuenta que el zar ordenó dejar ciego al arquitecto para que en el futuro no pudiera construir una obra mejor. Parece, sin embargo que se trata solo de eso, una leyenda.

Un poco de su historia.

Construir la catedral llevó 6 años. Siendo Moscú tan frío, los mayores avances fueron en la temporada de calor. Dicha catedral se construyó en ladrillo, pero tanto los cimientos como el zócalo y diversos elementos de la decoración se hicieron en piedra blanca.

En 1559 gran parte de la obra estaba terminada. No obstante, la iglesia central y la catedral al completo no se consagraron hasta el 12 de julio de 1591.

La catedral mantuvo el aspecto original, con sus nueve capillas, hasta 1588, cuando en la zona nororiental fue construida junto a ella la décima iglesia, que fue erigida sobre la tumba de San Basilio.

El incendio.

En 1737 se produjo un gran incendio en el que la iglesia sufrió severos daños. Las obras de reconstrucción duraron de 1770 a 1780 y se realizaron cambios radicales. Además, se trasladaron los altares de otras iglesias que habían en los alrededores y que fueron derribadas para evitar más incendios.

Asimismo, cuenta la historia que la catedral fue amenazada. En 1812 Napoleón ordenó a sus tropas volar el templo. Al final solo fue saqueada, lo que permitió reformarla tras la guerra.

Ya a finales del siglo XIX se pensó devolver a la catedral su aspecto original. Se creó una comisión de expertos formada por pintores, científicos y arquitectos. Lo triste es que, debido a la falta de fondos y la revolución de octubre de 1917, este plan se detuvo.

Algunas curiosidades…

1. La Catedral de San Basilio fue mandada a construir por Iván el Terrible en 1554 obedeciendo a una promesa que había hecho años antes. «Levantaría un templo en el centro de Moscú si conseguía conquistar el Kanato de Kazán».

2. En realidad la Catedral está compuesta por nueve capillas independientes. Dedicada a casa uno de los santos en cuyas festividades Iván el Terrible ganó una batalla. Al construir la torre central, el conjunto aparece unificado.

3. Según la leyenda, Iván el Terrible quedó tan maravillado con el resultado, que ordenó cegar a su arquitecto jefe, Póstnik Yákovlev, para que jamás pudiese reproducir nada semejante.

4. Para complicar la historia, ciertos estudios se han empeñado en sostener que, al igual que parte del Kremlin, la Catedral fue en realidad construida por arquitectos italianos invitados por el Zar.

5. Su nombre era Catedral del Manto Virgen, al ser bendecida el 1 de octubre, fecha en la que se celebra dicha festividad.