La ansiedad de la muerte aumenta insconscientemente las creencias religiosas de los ateos


Cuando las personas no religiosas piensan en su propia muerte, inconscientemente son más receptivos a las creencias religiosas.
Un estudio de la Nueva Universidad de Otago en Nueva Zelanda sugiere que cuando las personas no religiosas piensan en su propia muerte, se vuelven más escépticos de forma consciente sobre la religión, pero de forma inconsciente son más receptivos a creer en Dios.
Los investigadores creen que los hallazgos ayudan a explicar porqué las religiones son una cualidad tan apegada a la sociedad humana.
En tres estudios que involucraron a 265 estudiantes universitarios en total, los participantes religiosos y no-religiosos fueron asignados aleatoriamente en dos grupos donde uno tendría que escribir acerca de sus propias muertes y el otro acerca de la televisión.
En el primer estudio los investigadores encontraron que los religiosos que escribieron acerca de su muerte conscientemente reportaron tener más fe que aquellos participantes religiosos que escribieron acerca de ver la televisión. Mientras que los participantes no-religiosos tuvieron el efecto contrario: reportaron mayor incredibilidad que los del grupo de la televisión.
Según el coautor del estudio Jamin Halberstad, estos resultados apoyan la teoría que el miedo a la muerte nos empuja a apoyar nuestros puntos de vista sobre el mundo, tengamos o no creencias religiosas.
Sin embargo, «cuando estudiaron las creencias inconscientes de la gente en dos experimentos posteriores, apareció un panorama diferente. Los religiosos estuvieron más seguros de sus creencias, pero los participantes no religiosos mostraron menos confianza en su falta de creencia.»
Se usaron técnicas para estudiar las creencias inconscientes, que incluyeron la medición de la velocidad con la que los participantes afirmaban o negaban la existencia de Dios y otras entidades religiosas. 
Y luego de haberles inculcado pensamientos sobre la muerte, los religiosos fueron rápidos a la hora de presionar un botón para afirmar la existencia de Dios, pero los no religiosos fueron más lentos.
«Estos hallazgos podrían ayudar a resolver el enigma de por qué la religión es una cualidad tan característica de la sociedad humana. El miedo a la muerte es una experiencia humana universal y las creencias religiosas podrían jugar un papel psicológico importante en prevenir la ansiedad.» concluyó.