Infatuación vs Amor Verdadero


Infatuación es cuando crees que alguien es absolutamente perfecto para ti. Amor es cuando te das cuenta de que no lo es y no te importa.
Ahh… el amor. ¿Existe otro sentimiento más sublime que el amor?
Tu corazón se acelera y te ruborizas de la emoción. Brincas cada vez que escuchas que suena un mensaje en tu celular, esperando que sea de esa persona. No te puedes enfocar en tu trabajo. Pierdes el apetito por andar recordando lo delicioso que se siente estar entre sus brazos. Ninguna persona te engancha más que ella. La conexión que tienes con esa persona está fuera de este mundo. Incluso le dices a tus padres que ahora sí es la persona indicada.
Pero así como llegas a las alturas, hay peores caídas. Se les olvida llamarte y te vuelves ansioso. Están de mal humor y te obsesionas de que es culpa tuya. Te expresan sus dudas acerca de la relación y entras en agonía durante días.
Por el dolor y la incertidumbre llega el despecho, la magnitud de estas emociones solamente prueban lo mucho que se aman… o eso crees.
Si no es un amor real ¿entonces qué es?
No Todo el Amor es Creado de la Misma Forma
La terapista Sheri Meyers, experta en relaciones de pareja dice: “siempre que escucho a mis clientes describir sus relaciones como un terremoto de emociones obsesivas, excitantes y consumidoras, yo sé que lo que están describiendo no es amor real sino un inmadura infatuación.”

¿Cuál es la diferencia?

La infatuación o encaprichamiento se siente como apasionada y adictiva pero es extremadamente insegura. Cuando la aceptación y la admiración fluye en nuestra dirección nos sentimos seguros, felices y completamente aliviados. Sin embargo, cuando infatuamos, solo toma un poco de tiempo para que un pequeño cambio en el flujo de buenos sentimientos nos cambie la cara por todos los problemas que quedaron sin resolver en nuestra infancia.
El amor real es muy diferente a la infatuación, ya que el amor real crece de las curas de nuestras heridas de la infancia a través de los altibajos de la relación.
Aquí hay algunas maneras de decir si tus sentimientos son de amor verdadero o son solo infatuación:
La Infatuación se Trata Solo de Ti, de Ti y de Ti.
¿Solo te enfocas en cómo tu pareja te hace sentir tanto bien como mal? ¿Qué tan vacío te sientes cuando están separados el uno del otro? ¿Cuánto quieres que tu pareja cambie solo para que tú estés más feliz? ¿Cuantas veces has sentido que nunca te has sentido así antes y que esta relación es todo lo que siempre has querido? ¿Te sientes completo ahora que está esta persona en tu vida? Las posibilidades son, cuando estás obsesionado en lo que tú sientes, en lo que tú necesitas y en lo que tú quieres de la relación, estás experimentando una inmadura infatuación, no un amor real.
La Infatuación Tiene Expectativas
Con la infatuación, creas expectativas y creencias irreales de tu pareja para así mantenerte obsesionado “enamorado”. Tu esperas algo de esa persona porque la amas, la relación siempre debería sentirse bien y tus necesidades deberían cumplirse naturalmente. No puedes esperar a que la relación haga su trabajo, no se siente perfecto que tu pareja no cambie para complacerte. Y cuando las cosas se desvían, prefieres apagar todo o no hablar al respecto, y tienes miedo de que la relación se acabe.
El Amor REAL Se Trata de Nosotros
En los malos ratos, se ven en el mismo bando, luchando por lo mismo. Tu relación es un refugio seguro porque sabes que no importe que, siempre vas a estar ahí para tu pareja y ella para ti, incluso si no están de acuerdo con la misma cosa. El amor real no solo se trata de lo que quieres o necesitas, sino en lo que es mejor para la relación, de parte y parte.
El Amor REAL Comienza Desde Adentro
El amor real comienza con el sentimiento de enamoramiento, y no depende de una pareja que haga algo bien o algo que te sirva. No falta nada, no hay necesidad de sufrimiento. El amor real complementa las fortalezas de cada persona, acepta las debilidades, y permanece firme, fuerte, confiable y estable enfrentando las adversidades.
El Amor REAL es un Verbo
El amor verdadero no se trata de estar siempre felices, sino de estar el uno para el otro en tiempos buenos y malos. Es amar a tu pareja, no alejarla. Se trata de tomar la responsabilidad de tus acciones.
El Amor REAL Se Trata de Ser Amigos y También Amantes
El amor verdadero está basado en compartir valores, aceptación y respeto. Se trata de querer lo mejor para el otro, incluso cuando tus necesidades no sean llenadas. El amor verdadero se trata de crecer juntos.
La Persistencia del Amor Verdadero
A diferencia de la infatuación, con el amor verdadero ambos se sienten en una relación a largo plazo. Ves la relación como una fuente de apoyo, aceptación y comodidad en tu vida y buscan trabajar juntos para hacer que la relación sea fuerte y próspera. Entiendes que el amor es el resultado de acciones consistentes que construyen la confianza, no solo un sentimiento de apego.
Cuando ves a tu pareja con los ojos del amor verdadero, sabrás que mientras tu pareja no siempre te haga feliz, la amas igual.