Imanes: Historia y Tipos.

La historia del imán se remonta a más de 2000 años marcada por hitos como la invención de la brújula. El descubrimiento del electromagnetismo y la invención de imágenes de resonancia magnética.

Sobre su historia.

Comienza a finales de 1980 cuando un pequeño grupo de líderes. La tierra tiene un campo magnético y algunos de sus materiales son naturalmente magnéticos y la gente descubrió que estos materiales tenían una atracción hacía otros metales.

Su nombre tiene origen griego que significa “Piedra de Magnesia”, que es un lugar donde habían piedras naturales que eran magnéticas.

Registros del griego temprano, romanos y civilizaciones chinas hacen referencia a las piedras raras y misteriosas llamadas calamita. Estas piedras imán se podían atraer entre sí y también a pequeñas piezas de hierro.

Cuando se suspendieron de un hilo se observó que siempre apuntaban en la misma dirección. Ahora se sabe que la calamita contiene magnetita, un óxido de hierro que es un imán natural.

La brújula de los marineros era un instrumento con una aguja imantada pivotante que apuntaba hacia el norte magnético. Esto permitía a los viajeros navegar consistentemente y de manera segura.

Tipos de imanes.

Un imán es aquel cuerpo que tiene la capacidad de producir su propio campo magnético y por ende es capaz de atraer otros materiales. Los tipos o clases de imanes son:


1. Imán puede ser natural o artificial.

El imán natural, es aquel que se presenta como mineral que presenta la propiedad magnética de forma natural.

El imán artificial, son aquellos cuerpos que han sido friccionados con magnetita y por ende se convierte en un imán con sus propiedades.


2. Clasificación.

Según sus propiedades magnética, su atracción magnética tiene una duración corta, los permanentes que se caracterizan por conservar sus propiedades magnéticas. Así mismo, están los ferritas conocidos como cerámicos.


3. Otros tipos de imanes.

Se pueden encontrar los alnico, los cuales son hechos con aluminio, níquel y cobalto, por lo que presentan buena resistencias a las altas temperaturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *