Gamer drogó a su novia para que le dejara jugar en paz

Un alemán admitió que puso droga en el té de su novia para que no le molestaría en su sesión de videojuegos. Fue acusado por asalto.

Un alemán admitió en la corte que drogó a su novia una noche de verano del año pasado, así ella no lo interrumpiría en su sesión de juegos con un amigo. El confesó su crimen el día después de que sucedió y finalmente fue condenado en julio de este año. Fue multado por 500 euros.

«Solo puse cuatro o cinco gotas en su te,» dijo al juez el joven de 23 años según el periódico alemán WAZ.

Eso fue suficiente para noquear a la muchacha desde las 10 de la noche, cuando ella llegó a casa después de un largo turno en su trabajo, hasta el mediodía del día siguiente. Ella dijo a la corte que luego que se despertó, seguía durmiéndose en su camino al trabajo.

«Tu novia durmió por un largo y profundo período, no le hiciste daño, pero ciertamente es un daño premeditado al cuerpo de la joven,» dijo el juez.

La víctima es ahora él, que ahora tiene ex-novia, pero su rompimiento no fue solo por su té con roofies, su atrocidad tiene muchas razones para que ella lo abandonara, entre ellas: todavía era un drogadicto.

El novio, desempleado, entusiasta de los videojuegos y drogadicto afirmó en la corte que él llevaba 10 meses sin tomar ninguna droga y planeaba comenzar un internado pronto.

«Fue estúpido, pero ahora estoy en el camino correcto,» añadió el hombre que se preocupaba más por su Xbox que por su novia.