¡Felicidades! Tienes tu propia nube bacteriológica, es única y distinguible.


Cada uno de nosotros emite una nube de microbios que es tan distintiva que los investigadores pueden identificar a alguien estudiando el aire del cuarto de una persona.
Cuando entras a la habitación de alguien ¿recuerdas siempre ese olor característico? Pues así como el personaje de Snoopy, Pigpen, cada uno de nosotros emite una nube de bacteria que es única, así lo afirmó este estudio.
Esta «nube personal» es tan distintiva que pueden identificar a alguien solo con estudiar el aire de la habitación de una persona.
«Esperábamos detectar el microbioma humano en el aire alrededor de la persona, pero nos sorprendió que fuimos capaces de identificar a la mayoría de los ocupantes solo con usar una muestra de su nube de microbios,» dijo el líder estudio James F. Meadow, investigador de la Universidad de Oregon.
Meadow y su equipo le pidieron a 11 voluntarios que se sentaran, uno por uno, en una cámara experimental desinfectada. Los científicos tomaban luego la muestra de aire con microbios después de que cada persona se iba.

El trabajo en sí fue una tarea colosal, ya que los investigadores buscaron en más de 14 millones de secuencias representando a miles de bacterias diferentes en las 312 muestras del aire y polvo obtenidos en la cámara experimental.
Los científicos encontraron que la mayoría de los ocupantes, luego de haberse sentado por 4 horas en la cámara (supongo que algo les daban para no aburrirse en todo este tiempo) podían ser identificados solamente estudiando las únicas combinaciones de bacteria que dejaban en el aire de la cámara.
El estudio se enfocó en catalogar las comunidades completas de bacterias en lugar de identificar las patógenos. Sin embargo, Meadow y sus colegas consiguieron muchos estreptococos, comúnmente conseguidos en la boca.