En la mayoría de lenguajes del mundo, la palabra madre comienza con la letra ‘M’.


En la mayoría de lenguajes del mundo, la palabra madre comienza con la letra ‘m’.
Mutter (alemán). Mère (francés). Majka (serbio). Mat’ (ruso). Madre (español). Moder (sueco). Máthair (irlandés). Mataji (hindi). Móðir (islandés).
Y si nos vamos a simplemente la palabra «Mama» encontramos que en la mayoría de idiomas se puede usar y significa lo mismo, tal como en el chino, japonés, swahili, inglés, español, y pare de contar.

Al rededor de todo el mundo, la palabra para referirse a la mujer que nos dio la vida comienza con la letra «M».

¿Una increíble coincidencia? ¿o alguna evidencia de algo más mítico o espiritual de nuestra gran conexión con ella?

¡Ni cerca!
La razón de estas similitudes en los idiomas están lejos de ser algo tan poético. Muchos de nosotros, a la edad de 7 o 8 meses, juntamos nuestros labios y hacemos ‘mmm’, luego abrimos la boca para liberar el sonido: Ma.

Al principio, es solo un balbuceo, pero jugando con sonidos, «Ma» y sus derivados toman un significado más profundo: se convierte en un comando o una súplica para poder llenar nuestras primeras necesidades, como comida, calor y amor.

«La palabra madre o mamá, evolucionó principalmente del sonido más fácil de decir para los bebés» antes de que siquiera tomara algún significado, dijo Cheryl Messick, profesora asociada en Ciencias Comunicativas y Trastornos de la Universidad de Pittsburgh.

Una vez la palabra «Ma» comienza a tener significado, se convierte virtualmente en el mismo objeto de todos los idiomas indo-europeos, desde el ruso al alemán al hindi: pechos. Algunos expertos creen que es la raíz de palabra más dispersa en el mundo entero, incluso en los idiomas no-indo-europeos, como el chino.