En 1888, la mujer de Karl Benz tomó su auto sin permiso, lo dañó pero lo arregló con una horquilla


En 1888, la mujer de Karl Benz (el primer hombre en construir un auto de gasolina) quiso dar un largo paseo sin decirle a su esposo. Dañó el carro, pero logró arreglarlo con una horquilla.
En agosto de 1888, Bertha Benz, la esposa de 39 años del ingeniero alemán Karl Benz, hizo historia cuando se convirtió en la primera persona en completar un viaje de larga distancia en automóvil. El viaje ayudó a popularizar la última invención de Karl Benz.
Por los principios de este mes, molesta con su esposo, Bertha tomó uno de sus autos, el recién hecho Patent-Motorwagen No. 3, y con sus dos hijos adolescentes se fue a visitar a su madre en Pforzheim. No le dijo a Karl que saldría, pero sí le dejó una carta informando de sus planes.
Los Benz pisaron la carretera, que solían tener muchas piedras, llenas de polvo y sin pavimento, con Bertha como conductora y mecánico al mismo tiempo. Cuando se le acabó la gasolina, se tuvo que detener en una farmacia local que vendiera ‘ligroína’, el solvente de petroleo que usaban los carros de Karl Benz.
Tuvo que hacer una reparación de emergencia cuando la tubería del combustible se obstruyó, pero Bertha fue capaz de limpiarla usando nada más y nada menos que su horquilla. 
A Bertha se le acredita incluso el primer par de pastillas frenos, cuando las de madera comenzaron a fallar, le pidió a un zapatero local que le instalara unas suelas de zapato.