El desarrollo del comercio.

El desarrollo del comercio implica, a su vez, los instrumentos técnicos jurídicos, el transporte y las instituciones comerciales y crediticias. Esto da como resultado el establecimiento de un patrón medidor del valor de las mercancías que se generaliza. Lo que provoca una creciente reducción del trueque o simple intercambio de productos, propio de los primeros momentos de la vida comercial.

Redes comerciales.

En el siglo XX se experimenta un desarrollo gigantesco en el sector industrial. Las fuerzas sociales, los grupos económicos financieros, volcán su atención en la industria. El estado en fomento con los diferentes instrumentos políticos, Fiscales y financieros. En las primeras décadas del siglo, el objetivo socioeconómico era producir mucho y barato.

La influencia e imitación de Estados Unidos y otros países punteros, impulsó tener en cuenta los costos industriales, a disponer de las cadenas de fabricación entre otros. De modo que el producto terminado salía de la fábrica con un precio aceptable. Pero inmediatamente iniciaba su penetración en el mercado a través de unas estructuras comerciales que lo grababan considerablemente.

La distribución, que exigía transporte, lo depositó de los almacenistas de mercados centrales mayoristas, los exclusivistas, viajantes y agentes. Incidir en el encarecimiento desmenuzado del producto antes de llegar al comerciante detallista.

Para contrarrestar este efecto, se empezaron a crear las redes comerciales, considerada la mejor inversión de una empresa. Hay que distinguir tres formas de establecimiento de estas redes:

  1. Cobertura territorial de ventas efectuadas a través de agentes de comercio libres que llevan varios productos de diferentes fabricantes.
  2. Venta por distribuidores, selección y formación realizada por las empresas comerciales de las personas más o menos introducidas en el sector correspondiente.
  3. Representación del fabricante.

Todas las redes comercializadora del sector producción, en la segunda parte del siglo XX, se reestructuran a medida que subían los diferentes mercados abastecido por las cadenas voluntarias.

El comercio internacional.

Aunque comercio contribuye al crecimiento económico. Puede también alimentar desigualdades tanto entre distintos países como dentro de una misma nación. Los países pobres carecen de los recursos humanos y económicos que son necesarios para competir en los mercados mundiales.

Las oportunidades de mercado efectivamente existen, dichos países son a menudo excluidos ya que carecen de acceso a la infraestructuras. A los créditos, a las tierras y a los servicios de salud.

ya que carecen de acceso a la infraestructuras, a los créditos, a las tierras y a los servicios de salud.

Un desafío de primer orden para la Organización Mundial de Comercio es generar una distribución más equitativa de los beneficios provenientes del mercado.

La Organización Mundial del Comercio.

Después del fracaso de 1948 de establecer una organización Internacional del comercio, un grupo de países negocio La Ronda de Uruguay del acuerdo general sobre aranceles y Comercio (GATT). Inicialmente se concibió como sistema provisional para las negociaciones comerciales. Pero finalmente permaneció hasta la creación de la Organización Mundial del Comercio en 1955.

La Ronda de Uruguay extendió el alcance de las normas de comercio internacional a los servicios, las inversiones y la propiedad intelectual. Creo Asimismo la Organización Mundial de Comercio, con sede en Ginebra, como organización internacional permanente de todos los miembros, con autoridad de rápido alcance para revisar políticas nacionales y resolver diferencias comerciales.

Un total de 135 países son hoy miembros de esta organización y cerca de 30 están actualmente negociando su entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *