El consumo, una categoría económica

El consumo es el acto de la aplicación de bienes de la satisfacción directa de necesidades y se traduce en una destrucción total o parcial de la utilidad de los mismos. Consumir es destruir, extinguir. Es al mismo tiempo utilizar mercancías y servicios en relación directa con las necesidades humanas.

El consumo como categoría económica.

En economía el consumo es el uso final de las mercancías y servicios. Se excluyen el uso de productos intermedios en la producción de otras mercancías. La compra de maquinaria e instalaciones efectuadas por las empresas se consideran intervención y no consumo. Sin embargo, la compra de mercancías duraderas por personas individuales y se considera consumo.

Hay mercancía que se destruyen en el momento de ser utilizados. Otras en cambio tienen un desgaste lento. Podemos decir que las mercancías se dividen en dos categorías: perecederos y no perecederos. Los perecederos son compradas para su consumo inmediato o casi inmediato. para ya se considera un Rango de existencia que va desde minutos hasta 3 años. El consumo de las mercancías no perecederas se prolongan durante toda su vida útil y suelen producir una serie de servicios relacionados con su mantenimiento.

La teoría del consumo.

No siempre ha sido el consumo el eje principal de la actividad económica de acuerdo con el pensamiento de las distintas escuelas y sistemas económicos. Para el absolutismo estatal en épocas pasadas y presentes, la meta económica Suprema es el poder del estado y no el bienestar de los consumidores.

En la Edad Media, la división Estatal de la sociedad se correspondía con una idea del establecimiento mediante módulos tradicionales y por ello la eficiencia de la economía se cifraba más bien en el número de individuos suficientemente abastecido sino en el nivel de abastecimiento individual.

En el siglo XVIII, Adam Smith Define el consumo como una necesidad absoluta del género humano. Afirmó que es preciso que se produzcan bienes de consumo y que el salario del trabajador sea suficiente para consumir y así poder satisfacer todas sus necesidades.

En el sistema teórico desarrollado por los economistas clásicos se consideró el consumo como el fin y el propósito de toda la producción. Sin embargo quedó subordinado al ahorro puesto que éste determina en su cuantía la formación de un nuevo capital y con ello el progreso de la economía.

La sociedad de consumo.

Las impresiones sociedad de consumo civilización de consumo evolucionado desde nociones abstractas de la economía hasta tener uso en el lenguaje diario Generalmente con alcance peyorativo. El hombre de nuestro tiempo sobre todo en las sociedades industriales se considera impulsado al consumo de productos por encima de su voluntad. Esto mediante unos medios de presión qué reconocido intercambiando para ello un exceso de trabajo que de otra manera podría ahorrarse.

Los países desarrollados extraen en proporciones excesiva todo tipo de recursos naturales y los consumen de manera abusiva. La sociedad cuál es una sociedad móvil que para su desplazamiento explota una parte decisiva de los recursos de la energía fósil acumulada en las cavidades petrolíferas. una sociedad que explota con un ritmo excesivo de los recursos minerales de todo tipo para hacer mover los aviones automóviles barcos y los trenes.

Actualmente el consumo ha pasado de ser una necesidad construirse en tiranía. El fenómeno de las bodas por ejemplo es un tema típico del consumismo puesto que el objeto utilizado a de deshacerse Aún estando en buen estado y siento Útil para Su fin primero.

En la sociedad moderna existen organizaciones que fuerzan al individuo a consumir Más allá de sus necesidades. Se crean necesidades de consumo artificiales en la que se intervienen dos factores uno económico social y otros psicológicos.

Es de suponer que un individuo con sus necesidades cubiertas suficientemente limitaría su trabajo, lo cual provocaría la disminución de la venta de mercancías y por ende de la producción.

Derecho de los consumidores y usuarios.

Las primeras organizaciones de consumidores y usuarios de origen en España A fines de los años 70, en esta plena transición democrática. En 1984, vestidos de estas organizaciones constituyeron la unión Federal de consumidores. En 1986 por iniciativa del Instituto Nacional de consumo dependiente del Ministerio de sanidad y consumo se establecieron los tribunales de arbitraje y reclamaciones de los consumidores.

Se considera consumidor a todo aquel que compra algún bien para su propio consumo. En España la ley general para la defensa de los consumidores y usuarios del 19 de julio de 1984 establece principios de defensa y protección de los intereses de los consumidores y usuarios.