El conflicto árabe-israelí.

El conflicto que enfrentan los hebreos con sus vecinos árabes se ha enquistado desde la creación del estado de Israel en 1948. Cuatro guerras abiertas y una tensión permanente ha sido su saldo, además de la tragedia del pueblo palestino, que todavía intenta recuperar su hogar.


Mandato británico y el nacimiento de Israel.

Tras la desintegración del imperio otomano en la Primera Guerra Mundial,  suposiciones árabe se dividieron en «mandatos». Esto bajo la administración colonial de Gran Bretaña y Francia. Palestina, con una población de algo más de medio millón de árabes, quedó bajo control británico.

Este fue el territorio elegido por el sionismo, ocupado en construir un hogar nacional para el pueblo judío,  para establecerse. Los sionistas eligieron su patria ancestral, Palestina, con Jerusalén como capital. La emigración a Palestina se inició durante la Guerra, y como consecuencia del terror nazis, hacía 1947 vivía en zona unos 600.000 judíos, y algo más de un millón de árabes.

Los recién llegados impulsaron un espectacular desarrollo agrícola, que suscita el recelo de los árabes, que veían como su próspero vecinos acaparaban cada vez más tierras. La tensión entre ambas comunidades provocó acto de violencia recíproca. La situación se hizo insostenible, y la ONU recomendó la partición del territorio entre un estado judío y otro árabe, mientras Jerusalén era reclamada por ambas partes, bajo una autoridad internacional.


La guerra del canal.

La decisión del presidente egipcio Nasser de nacionalizar el canal de suez provocó un nuevo estallido bélico en 1956.  Francia y Gran Bretaña, concesionaria de la explotación, se pusieron de acuerdo con Israel, que veían cerrada esta importante vía de comunicación, para frustrar los planes egipcios.

El 29 de octubre, Israel ocupó el Sinaí y llegó hasta el canal, que fue ocupado por una fuerza franco-británica. Sin embargo, la presión de Estados Unidos y la URSS forzó La retirada de las fuerzas de ocupación. La ONU desplegó un contingente de cascos azules para vigilar el canal y la frontera del Sinaí y la franja de Gaza, mientras Israel recibió el apoyo del bloque occidental.


La guerra de los seis días.

La tensión árabe-israelí creció como consecuencia de los ataques de los guerrilleros palestinos en territorio israelí. El problema de reparto del agua del Jordán, el enfrentamiento entre distintos régimen es arabes. En 1966,  Egipto y Siria y ya firmaron una alianza militar, y al año siguiente se les unió Jordania, con el objetivo de enfrentarse de nuevo Israel.

Tras La retirada de la ONU de su territorio, Egipcio Cerró totalmente el acceso israelí al mar rojo, negándose a negociar,  mientras estudiaba las estrategias bélicas con sus aliados.


El problema palestino.

El pueblo palestino, a lo largo de todos estos conflictos, adquirió la certeza de que debían luchar el mismo para establecer un estado propio. Los refugiados palestinos eran discriminados en sus países de adopción excepto en Jordania. Su causa era una excusa para estos a la hora de defender sus propios intereses.

Las nuevas organizaciones entrenan grupos armados en los campamentos de refugiados y realizaron ataques guerrilleros en el territorio israelí. Las represalias israelíes aumentaron la determinación de los fedayines y el número de sus simpatizantes.

Llevaron a cabo acto de terrorista para atraer la atención internacional. Pero su libertad de movimientos en territorio jordano preocupó a las autoridades del país. La inquietud desembocó en un enfrentamiento abierto,  soldado con Victoria Jordania, las fuerzas palestinas encontraron un nuevo refugio en el Líbano.


Identificado el proceso de paz.

En 1987, surgió una revuelta Palestina en los territorios ocupados de gaza y Cisjordania. Los subleva dos, en su mayoría jóvenes y niños, se enfrentaban con piedras contra el poderoso ejército israelí.

Las imágenes de la brutal represión conmovieron a la opinión pública internacional, mientras la OLP daba un giro a su política al proponer negociaciones con Israel y para la creación de un estado palestino.

El 13 de septiembre de 1993, se firmaba un acuerdo en Washington qué significó la paz y el reconocimiento mutuo entre Israel y la OLP.  La concepción de la autonomía para los territorios de gaza y cisjordania embrión del futuro estado palestino independiente. Todo bajo la fórmula «paz por territorios».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *