El cáncer: diagnóstico y prevención.

La zona más alta de las curvas de incidencia general del cáncer corresponden a los grupos de edad más avanzada. Parece confirmarse que la edad es un factor de riesgo importante para padecer de esta enfermedad.


El diagnóstico.

Debe basarse en datos objetivos absolutamente es concluyente. Entre los cuales figura, el estudio microscópico de una biopsia del tejido sospechoso de albergar la enfermedad. La biopsia no obstante no ese no el último eslabón de la cadena de procedimientos diagnósticos encaminados a la identificación del proceso canceroso.

El diagnóstico del cáncer ha sufrido una importante evolución a lo largo del tiempo. La existencia de tumores malignos en el hombre es conocido desde los inicios de la historia. El diagnóstico del cáncer es posible únicamente cuando el tumor se encuentra en una etapa de crecimiento muy avanzada. Infiltrando y destruyendo los tejidos sanos, puesto que el reconocimiento de la enfermedad se basada en características macroscópicas groseras.

El desarrollo de la microscopía y de las técnicas de fijación y coloración de tejidos, en el siglo XIX. Permitieron el estudio íntimo sistemático de la estructura del tejido tumoral y su clasificación en diferentes tipos. De comportamiento, pronóstico y tratamiento muy diferente.

Desde entonces,  el diagnóstico de certeza del cáncer se basa obligatoriamente en el estudio microscópico. Detenido de una muestra del tejido sospechoso obtenida mediante resección quirúrgica o punto del tumor.


Prevención del cáncer.

El objetivo de prevención es conocer las causas que provocan la aparición del cáncer. Esto tanto dentro como fuera del individuo, las situaciones que lo favorecen y los factores de riesgo. Los actuales conocimientos sobre epidemiología etimología de muchos tumores pueden utilizarse como guía para la prevención del cáncer humano.

En la actualidad, los cánceres humanos atribuibles a factores ambientales alcanzan el 70 en 90% de los casos. Este evidencia como la bendiga que la mayoría de los cánceres humanos son causados por factores ambientales exógenos, más que por factores endógenos o genéticos.

Este es un mensaje que me está en términos de prevención del cáncer. Puesto que implica que puede lograrse una mayor reducción de su incidencia cuidando el medio ambiente que rodea al hombre.

La respuesta de cada persona, su susceptibilidad o predisposición a padecer algún tipo de cáncer, va a depender de múltiples factores inmunológico. Aunque en menor cuantía, entre los cuales deben actuar los factores ambientales y transformarse para poder desarrollar su acción cancerígenas.

La carcinogénesis ambientales de mayor importancia en la prevención del cáncer humano. Aunque no se conozca en muchas ocasiones un mecanismo íntimo de acción se puede detectar y controlar muchos de los factores que intervienen en la misma.

La transformación genética de una célula susceptible de convertirse en cancerosas. Parece ser siempre una condición necesaria para que inicie el proceso de transformación neoplásica. Pero no basta esta transformación para desarrollar el cáncer se necesita el curso de otros factores endógenos y exógenos que actúan protegiendo esa transformación.

La enfermedad cancerosa es un proceso sistémico producido por la presencia de la propia neoplasia local desde que se induce y proporciona. Hasta que se prolongan por la insuficiencia defensiva del huésped que la neutralización de cada etapa evolutiva. Lleva consigo implícita en la prevención de la etapa siguiente para tratar de evitar el desenlace letal. Esto es la finalidad de las distintas etapas de prevención oncológica que deben establecerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *