El arte barroco.

Todos los movimientos artísticos de la historia han tenido diversas etapas en las que alteraron sencillez y complejidad. El barroco, por su tendencia a lo decorativo, su ilusionismo y su dramatismo es el ejemplo más claro del estilo exagerado. Sin embargo, esta exageración formal no es falsa o artificial. El Barroco fue un arte sincero, realista, inteligente, cuya máxima motivación fue el deseo de apelar a los sentidos y los sentimientos de quienes contemplan sus obras.


Los clientes del arte.

Los Dos Grandes clientes del arte durante estos siglos fueron la iglesia y las monarquías. De tal forma que se define El Barroco como el arte de la contrarreforma y del absolutismo monárquico. La iglesia lo utilizó para difundir los valores religiosos perdidos. Se creó una iconografía religiosa más sencilla para hacer que todas las imágenes fueron fácilmente reconocida por todos los fieles. Estás envuelta en una teatralidad y un brillo cuyo fin era deslumbrar aquí en las contempla.

Por su parte, los Monarcas absolutistas, estaban consolidando su parte en toda Europa y necesitaba un instrumento publicitario que así se lo anunciarán a todos sus súbditos. La arquitectura y el urbanismo se pusieron, haciendo gala de todo su esplendor al Servicio del poder real.

La cuna de origen de nuevo estilo fue Roma patria del último Renacimiento. Los papas de finales del siglo XVI, continuaron la grandiosa obra de embellecer la ciudad, por sus antecesores en el cargo.


Las artes.

Arquitectura.

A pesar de esto durante el Barroco no se Progreso técnicamente ninguna de las Artes.  La arquitectura perdió su rigor matemático en Boca del movimiento y dinamismo que consiguió gracias al uso y abuso de las líneas curvas en fachadas, alzado y plantas. Los exteriores, la multiplicación de hornacinas, frontones partidos, columnas, vanos. Hizo que desaparecieron las líneas constructivas.

En el interior se jugó con los efectos escenográficos y los elementos sorpresas. Las plantas centralizadas renacentista fueron abandonadas por las de tipo longitudinal o basílica.

Escultura.

La escultura se subordina totalmente a la arquitectura, contribuyendo al efecto pictórico del conjunto. Su fin también es impresionar, por lo que se buscan las actitudes teatrales llenas de movimiento y dramatismo. Los temas preferidos son las escenas de martirio, las apoteosis místicas y las alegorías del triunfo de la fe.

Pintura.

En pintura predomina el deseo de realismo sin rehuir la fealdad. Por influencia de Trento, en el mundo católico Se buscan temas que despierten la sensibilidad de los fieles y que exalten los dogmas católicos.  la Eucaristía, la inmaculada, martirios, visiones místicas, entre otros. En los países donde ha triunfado la reforma, sin embargo se prefieren los temas de la vida cotidiana, los paisajes y los retratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *