El anarquismo un Movimiento Político.

El anarquismo es un Movimiento Político de signo libertario que, durante el siglo XIX,  crítico la sociedad y las instituciones del capitalismo industrial. Aunque no pudo desplazar el marxismo como ideología dominante del movimiento obrero, tuvo cierta influencia en momentos y lugares concretos. Incluso tras su desaparición como orientación política significativa.

El término anarquismo procede de anarquía, palabra de origen griego que significa «ausencia de gobierno». A lo largo de la historia, el deseo de sustituir la denominación autoritaria de cualquier tipo por alguna forma de cooperación entre individuos libres de la humanidad ha sido una constante.

Este ideal, plasmado en mitos como el del Edén o la edad de oro, no empezaría adquirir su forma moderna hasta el tiempo de la Ilustración y la Revolución Francesa. Lo que algunos grupos radicales abogaron por la liberación de los individuos de cualquier coacción o autoridad política, jurídica, ideológica y social.

Este germen anarquista se desarrolló especialmente en el siglo XIX, durante la Revolución Industrial, como forma de rechazo de estado y el sistema económico capitalista, identificándose como las aspiraciones de los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Cómo obreros industriales sin cualificar o jornaleros agrícolas. Exaltaba la libertad de un supuesto «orden natural» basado en la cooperación voluntaria de los individuos autónomos.


El marxismo.

Por su misma naturaleza libertaria, el anarquismo ha crecido de la coherencia doctrinal de otro movimiento, como el marxismo, pero no de importantes aportaciones teóricas. Los primeros ideológicos del anarquismo, fueron en inglés Godwin, que identificó la propiedad con la existencia de una denominación y condenó la autoridad de unos individuos. Otros en su encuesta sobre los principios de la justicia social (1793), y el alemán Stirner, furiosamente individualista, a favor de la liberación de los hombres de cualquier traba moral y jurídica.

Sería el francés Pierre Joseph Proudhon, a partir de las revoluciones de 1848, el primero en definirse como anarquista y en preocuparse por establecer una teoría y una práctica de anarquismo. Según él, los estados parlamentarios surgidos tras la caída del Antiguo régimen y el sistema económico capitalista dominante en ellos no podía satisfacer las aspiraciones y necesidades de la clase obrera.

Rechazaba la participación política y abogaba por la construcción de una sociedad de trabajadores libres, libremente federados, con una economía basada en el intercambio comunal, también defendía la permanencia de la propiedad privada, como garantía de la libertad individual, lo que le valió las críticas de otros sectores socialistas, como los marxistas.


Anarquismo pacífico y violento.

El anarquismo se difundió desde la década de los 70 en el siglo XIX por toda Europa sobre todo en Italia, España, Suiza, Bélgica, Holanda y Rusia. Hacia finales del siglo también por América especialmente en México, Argentina y Uruguay.

Sin embargo, a partir de su expulsión de la primera internacional,  en 1872,  fue progresivamente desplazado por el marxismo, convirtiendo la corriente dominante del movimiento obrero.

La creación de la internacional anarquista (1872-1877) y las reacciones anarquista de finales de la década no lograron frenar el declive del movimiento. Por un lado los anarco comunista trataron de seguir ligado al movimiento obrero hasta su expulsión definitiva en la segunda internacional (1896).

El otro sector del anarquismo se decidió por la propaganda de la acción. Es decir, los atentados terrorista contra dirigentes políticos y económicos, qué serviría tanto para despertar la sociedad de su letargo a favor de la revolución.


El anarquismo del siglo XX.

Tras la guerra, el anarcosindicalismo sólo conservó fuerzas en los países del sur de Europa, donde la debilidad de la industrialización no permitía la consolidación de un movimiento obrero de signo marxista, y donde existía una tradición histórica de los levantamientos contra el centralismo estatal.

durante la segunda mitad del siglo XX, el anarquismo no tuvo gran importancia como Movimiento Político, Aunque sus ideales federalistas, antiautoritarios, anti jerárquicos y anticentralista tuvieron influencia en el bloque soviético durante la insurrección es de Hungría y Polonia. En occidente su influencia libertario y antiautoritario se dejó sentir en corrientes como la «nueva izquierda». En las protestas sociales de la década de los 60 y 70.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *