El amor contrarresta la borrachera

Un grupo de investigación de la Universidad de Sydney y la Universidad de Regensburg, en Australia, descubrieron la oxitocina o también conocida como la hormona del amor, puede tener un efecto relativo al alcohol, como neutralizar su efecto previniendo la intoxicación alcohólica debido a la mayor producción de hormonas en nuestro cerebro.

Para llevar a cabo este experimento, observaron los efectos del alcohol los roedores que se quedaban dormidos en una esquina de la jaula al estar bajo los efectos del mismo y correteando por toda ella cuando estaban sobrios. A otro grupo de ratones se les inyectó oxitocina antes de suministrarles alcohol, descubrieron que la oxitocina suavizan su efecto, permitiendo corretear y moverse por la jaula como si no hubieran ingerido ninguna bebida alcohólica.

Según explica Michael Bowen, coautor del estudio «descubrimos que las oxitocinas bloquean los efectos de la intoxicación del alcohol y previenen que éste actúe en lugares del cerebro en lugares del cerebro que están vinculados al efecto de la intoxicación alcohólica, por ejemplo: revertir casi todos los efectos del alcohol».

Gracias a este estudio, los expertos creen que pueden confirmarse estas mismas conclusiones en los seres humanos, ayudaría a realizar grandes avances en la lucha contra el alcoholismo, ya que podría existir un fármaco basado en oxitocina que reducirá el número de intoxicaciones por el alcohol.