¿A qué edad los niños dejan de ser «adorables»?

Se sabe que las características que hacen a un bebé tierno es en realidad una herramienta de supervivencia. Según lo que la ciencia ha indicado, estos dones se perderían a medida que el niño va creciendo, sobre todo a partir de cumplidos los cuatro años y medio de vida, que es cuando el pequeño ya pierde ese encanto tan peculiar que lo vuelve irresistible al mundo adulto.
Psicólogos de la Universidad de Toronto tomaron a 60 niños para evaluar su nivel de adorabilidad. El estudio consiguió que el cambio radical sucedía a los 4 años y medio.
Es en esta edad donde las facciones de la cara comienzan a cambiar. Comienzan a perder sus caras redondas y sus narices y bocas crecen haciéndoles parecer menos bebés.

¿Por qué dejan de ser adorables?

De acuerdo con los investigadores, los niños que son ‘lindos’ tienen como característica su cabeza grande con ojos y cara redondas, con la nariz y la boca más pequeña. Todas estas cosas son consideradas atractivas para los seres humanos.

Estas características de los bebés nos hacen sentir como sus protectores, tengamos o no algún parentesco con la criatura. En términos evolutivos, esto aumenta las probabilidades de supervivencia del bebé.