Dormir cuatro horas hace que aumente en los hombres la hormona de apetito sin embargo en las mujeres reduce la hormona de saciedad.


Dormir menos de cuatro horas produce en los hombres la hormona del apetito mientras que en las mujeres se reduce la hormona de saciedad. 

Conforme a la revista SLEEP, estudios realizados indican que incrementar las horas de descanso podrían llevar a una ingesta reducida de alimentación, aunque esto puede cambiar dependiendo de la persona que sea si en los hombres o en las mujeres actúa diferente.
Este estudio se realizó con 27 hombres y mujeres entre la edad de 30 y 45 años, de peso normal, esto lo hicieron mientras estas personas dormían, el motivo era analizar la duración del sueño, la regulación de glucosa y hormona del apetito en estas personas. Las personas involucradas en este estudio fueron estudiado de la siguiente manera:
Una de las condiciones fue dormir 4 horas que sería el sueño corto y que muchas personas por trabajo y el estrés de la vida se acostumbran a esto, y el sueño habitual que sería de 9 horas.
El resultado fue que las personas que durmieron estas 4 horas correspondientes al sueño corto, se incrementaron los niveles de la hormona del apetito (es la que delimita nuestro apetito actuando rápidamente en nuestro organismo haciendo que tengamos unas ganas incontrolables de ingerir alimento), pero claro esto paso en los hombres, en las mujeres no fue así, este se redujo los niveles de la hormona de saciedad (es la que controla el metabolismo, haciendo que se controle las ganas de comer descontroladamente) por lo que en los hombres la hormona de saciedad no se redujo.
Por lo que se concluyó que si se duerme menos de cuatro horas, en los hombres se producirá la hormona del apetito haciendo que ellos despierten con ganas de ingerir alimento, mientras que si las mujeres duermen menos de cuatro horas se reducirá la hormona de saciedad. Cabe destacar que ambos conducen al consumo de alimento pero por vía diferentes.