Desarrollo histórico del catolicismo.

El término catolicismo se refiere al conjunto de normas, instituciones y prácticas. Seguidas por la comunidad de creyentes que profesa en la misma fe en Jesucristo. Y reconoce el primado de jurisdicción y de magisterio del Papa considerado el Vicario de Cristo en la tierra.


Desarrollo histórico.

Durante los primeros siglos sucedieron a la muerte de Cristo. Las comunidades cristianas se extendieron progresivamente por todo el mundo conocido. En ellas pronto surgieron tendencias doctrinales divergentes y grupos disidentes más o menos activos.

Superadas las tensiones producidas por el desmoronamiento político y cultural del Imperio Romano. Las disputas teológicas, litúrgicas y jurídicas se agravaron. Sin embargo, con el cisma de 1054, que supuso la división entre la iglesia católica de Occidente. Reconoce la autoridad del Papa, obispo de Roma y primado de todos los obispos, que afirman la supremacía del patriarca de Constantinopla.

En el seno de la Iglesia Católica se desarrollan tendencias episcopales y conciliar. Es apoyada por los estados que aspiraban a la nacionalización de la iglesia mediante la injerencia religiosa de Los Monarcas y la independencia del episcopado respecto al Papa.

Con Lutero la protesta se radicalizó. Comenzó a desarrollarse un movimiento reformista de gran impacto en los países germánicos y escandinavos, en Suiza y en Francia. En Inglaterra tras la ruptura entre Enrique VIII y el papa surgió la iglesia anglicana, durante el reinado de Isabel I. La Iglesia Católica buscó de nuevo el acercamiento a las posturas disidente y a su comunidad, pero sin éxito.


Doctrina y liturgia.

El catolicismo posee una perfecta unidad de doctrina, liturgia y gobierno. Esta doctrina está contenida en la palabra escrita de Dios y también en su palabra no escrita. Conjunto de Verdades reveladas por cristo y sus apóstoles. No hay más revelación pública después de la muerte del último de los apóstoles.

Lo que inmediatamente después se exprese en la iglesia será sólo el desarrollo. La expansión, la explicación de lo que estaba ya contenido en la enseñanza de Cristo y de los apóstoles. La prueba final de la unidad católica es la obediencia de todos los católicos a la santa sede representada por el Papa. A éste se le reconoce como suprema autoridad después de Dios en todas las cuestiones de fe, moral y gobiernos cristianos.


Gobierno y organización.

La cabeza visible de la Iglesia Católica en la tierra, después de Dios, es el Papa. Ostenta los títulos de obispo de Roma, sucesor de Pedro. Sumo pontífice, Vicario de Cristo, patriarca de occidente, privado de Italia y soberano del Estado Vaticano. Es asistido por el sacro colegio de Cardenales y por 12 congregaciones que son las que administran la iglesia.

La congregación del consistorio interviene en asuntos referentes a la diócesis de los obispos. Y en la preparación de las memorias para los consistorios. La congregación de la disciplina de los sacramentos actúa en los casos de dispensas matrimoniales y cuestiones análogas. La congregación del Concilio se encarga de la interpretación de los decretos del Concilio de Trento y de la observación de la disciplina clairial, propiedad de la iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *