¿Das buenos consejos pero no puedes tomar una decisión?

Según la ciencia a muchas personas les pasa que son capaces de dar un buen consejo a las demás personas, pero no son capaces de tomar buenas decisiones. Esto se debe a que la capacidad de elección, sobre todo la de tomar una buena elección, se va disminuyendo durante el día, a este fenómeno psicológico se le conoce como «fatiga de decisión».

Hacer el ejercicio de pensar en la cantidad de decisiones que has llegado a tomar consciente como inconscientemente a lo largo de un solo día, es bastante agotador y ese cansancio provoca la indecisión.

El estudio publicado en la Social Psychology and Personality Science, lo ha demostrado. Sin embargo, la misma regla no se aplica a la hora de tomar decisiones por los demás, ya que es como si el ser humano le gustará tomar decisiones por las otras personas.

Es de gran importancia saber elegir a la persona a la cual se le pedirá un consejo, debido a que estos cambian según la personalidad. Es decir, si buscas a una persona a la que le gusta ayudar a los demás, estas tomando ya la decisión equivocada. «Las personas a las les gusta ayudar a los demás se desaconsejan a la hora de pedir ayuda».

El estudio indica que las mejores personas a la cuales se pueden acudir a la hora de un desear un buen consejo, son aquellas a las que son relativamente imperturbable ante las circunstancias, alguien que normalmente cuestione a los demás y se tenga a sí mismo en alta estima.

Por otro lado, los investigadores consideran que pedir un consejo es algo positivo, debido a que favorece una expectativa diferente y un proceso de reflexión cuidadoso. Asimismo, coloca varias opciones que la fatiga de decisión nunca te dejará elegir.