Curiosidades asombrosas sobre los lobos

Los lobos son animales muy asombrosos, pero antes de conocer un poco más sobre ellos, te daremos algunas curiosidades realmente interesantes.


1. Los lobos negros no nacen de ese color.

El lobo negro es una especie que deriva de los lobos grises siendo una raza poco común y difícil de encontrar. Su nombre científico es Canis Lycaon. Estos lobos son originariamente lobos grises, pero debido a una hidratación que se dio al cruzarlo con perros, estos cambiaron de color.

Los lobos negros cuentan con pelaje grueso y patas fuertes, por lo que sus patas traseras son algo superiores y le permiten tener fuerza y movimiento.


2. ¿Lobos con rabia?

El aullido de los lobos pueden parecer aterrador, los investigadores han encontrado que existe mucho sentido en estos sonidos. Pueden ser utilizados para llamar al resto de la manada, también como advertencia para los intrusos.

Los lobos pueden contraer rabia al contagiarse de otras especies, como los perros domésticos, zorros y mapaches. La diferencia de la mayoría de estos animales, que además del conocido comportamiento agresivo muestran una suerte de letargo y desorientación. Los lobos se vuelven terribles, frenéticos, veloces, feroces y sumamente violentos cuando tienen rabia.


3. Son caníbales.

El canibalismo entre los lobos es muy común. Cuando un miembro de la manada está enfermo, malherido o apunto de morir, es devorado por todo el grupo.

Los lobos son los más grandes de la familia de los caninos, pudiendo variar considerablemente de tamaño según su distribución. El peso de un lobo adulto puede variar entre 50 a 200 libras y medir 1 o 2 metros.

Los colmillos de un lobo pueden medir hasta 6 cm de largo y utilizan la cola para transmitir fuerza, agresión y miedo.


Son animales muy inteligentes y viven en manadas. El lobo vive de 6 a 12 años, dentro de un territorio establecido el cual pertenece a la manada.

Marca su territorio mientras pasean, a través de unas glándulas en el pie que emiten un olor y con su orina. El lobo tiene unos vasos sanguíneos en sus patas que controlan su temperatura corporal e impide la formación de bolas de hielo entre sus pies, incluso durante el invierno.

La pareja dominante suelen ser los únicos del grupo que tienen cachorros. Unas tres semanas antes de parir, la hembra escarba un túnel en la tierra creando un refugio. Una vez dé a luz a sus cachorros, se queda allí con ellos hasta que cumplen de 8 a 10 semanas.

Los lobos tienen diversas formas para comunicarse a través de aullidos, gruñidos, ladridos, olor y lenguaje corporal. Los lobos utilizan sus aullidos para anunciar su presencia y advertir a intrusos. También los miembros del grupo aúllan para localizarse uno a otro cuando están lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *