Cuando la ciencia descifra el día de tu muerte

Recuerdas cuando empezaste a usar el correo electrónico y te llegaban cartas, envíos de cadena y en ocasiones links donde aseguraban predecir la fecha y causa de la futura muerte de la persona que estaba leyendo el mensaje. Esto se trataba de webs de dudoso gusto que ni siquiera tenían una buena base científica.

Con el tiempo esas aplicaciones fueron cayendo el olvido, hasta que un grupo de desarrolladores de las estadísticas decidieron continuar con esta morbo haciendo algo similar pero esta vez utilizando como apoyo datos reales.

Los londinenses de Rehab Studios  propusieron un Life Clock para Apple watch, la aplicación que recuerda a la persona que lo porta constantemente sus expectativas de vida con una cuenta atrás de la pantalla.

Pero ¿qué es el Life Clock?, a pesar de que todavía es un prototipo, tiene fuertes promesas, como por ejemplo: pretende estimar el tiempo de vida basándose principalmente en estudios sobre los hábitos como; las horas de sueño, la cantidad de comida que ingiere, el consumo de alcohol y cigarrillo o el ejercicio físico, eventos que modifican los cálculos del reloj.

Sin embargo esta no es una idea novedosa, hay otra app llamada Deadline, que también ofrecía hacer exactamente lo mismo. La versión más pura de todo esto se llamaría Tikker, un reloj que cuesta alrededor de 70 dólares.

Por otro lado saber cuando será el día que vas a morir las opciones más serias fueron las del experto en estadisticas Nathan Yau de la Universidad de California, en Los Ángeles a través de su dominio Flowing data, donde analiza las diferentes causas de muerte en la población que a partir de datos como el sexo o las causas de fallecimiento más comunes según la edad.

Finalmente todos los datos recopilados de los centros médicos acabaría culminando en el gráfico animado How will you die creado por Yau, una representación visual en forma de tablero de diferentes colores, donde se toman como punto de partida el sexo, la raza y la edad de la persona para luego crear un mosaico con las posibilidades de sobrevivir que nos ofrece el futuro.