¿Conoces la vorarefilia?

Si no te suena, también es conocida como vore. Es una práctica sexual que consiste en comer la carne de la pareja.


UNA PARAFILIA EXTREMA

La palabra proviene del latín ‘vorare‘ que significa ‘devorar’ y filia de ”gusto por”. Esta es una parafilia poco común (por suerte) y surge en casos muy extremos.

Aunque no es de lo más cotidiana, está muy presente en internet y manifestaciones artísticas. Por ejemplo, Saturno devorando a un hijo, de Francisco de Goya, es un emblema de los fanáticos del vore.

EL CANÍBAL DE ROTEMBURGO

Un caso conocido de esta práctica es el del caníbal de Rotemburgo. Un asesinato ocurrido en 2001 por Armin Meiwes hacia Bernd Brandes.

Meiwes comenzó su canibalismo buscando información sobre este a través de internet. Contactó primero a un cocinero que ofreció a dos de sus ayudantes para ser devorados. Una vez en el encuentro, Armin dejó marchar a sus víctimas, pues éstas estaban dudando y el acto sólo tendría sentido si la víctima aprobaba ser degustada.

Tiempo después, conoce a Bernd Brandes, un bisexual que se declaraba practicante del sadomasoquismo. Se citaron y tras varias horas de conversación, Brandes pidió al caníbal que le amputase los genitales. Bern estaba tan alcoholizado y medicado que no sintió dolor, Meiwes cortó el miembro en dos trozos y los cocinó para ambos.

Armin Meiwes relata que Bernd estaba feliz en el momento, y que posteriormente posó a la víctima en la mesa de descuartizar y lo asesinó a puñaladas, grabando todo en vídeo. Tardó aproximadamente 10 meses en terminar su banquete.  El juicio fue bajo cargo de homicidio pues Meiwes, de 40 años entonces, se habría comido a su víctima para ”realizar una fantasía”. Una fantasía que Brandes también quería vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *