¿Conoces la Ley de Muphry? Sí, de Muphry.


«La Ley de Muphry» es cuando haces un error gramatical cuando intentas corregir el error gramatical de alguien más.
Sí, así como lo ves, es la Ley de Muphry. Seguramente te suena familiar a su prima: la Ley de Murphy, que dice que «Si algo puede salir mal, saldrá mal.»
Pero la Ley de Muphry dice que «Si escribes cualquier cosa que critique la edición o corrección de errores de algo, habrá algún fallo en lo que escribas.»
John Bangsund de la Sociedad de Editores en Victoria, Australia, identificó la ley de Muphry como «la aplicación editorial de la bien conocida ley de Murphy» y la hizo oficial en 1992 en el periódico de la Sociedad de Editores.



Esta ley postula lo siguiente:
  • 1.  Si escribes cualquier cosa que critique la edición o corrección de errores de algo, habrá algún fallo en lo que escribas.
  • 2.  Si un autor te da las gracias en un libro por tu edición o por la corrección de errores que has hecho, habrá errores en el libro.
  • 3.  Cuanto más fuertemente esté expresado lo comentado en (a) y (b), más grande será el error, y
  • 4.  Cualquier libro dedicado a la edición o cuestiones de estilo será internamente inconsistente.
La Ley de Muphry además postula que, si un error es tan obvio como la nariz de tu cara, que todo el mundo puede verla menos tu. Tus lectores siempre notarán un error en el título, en la cabecera y en el primer parágrafo de cualquier cosa. Esos son siempre los lugares donde los autores, editores y correctores tienden a equivocarse.