Conoce sobre los comienzos de la aviación y sus curiosidades

Datos curiosos:

1. El 21 de mayo de 1927, el piloto estadounidense Charles Augustus Lindbergh logró atravesar volando el Océano Atlántico sin realizar ningún escala. Cubrió el trayecto entre Nueva York y París en 33 horas y media a bordo del Spirit of Saint Louis. Vehículo aéreo monoplano.

Aclamando a su llegada a la capital francesa, Lindbergh había realizado una auténtica proeza. Estableciendo un récord que muchos quisieron superar. De este modo fueron en gran medida los propios pilotos quienes hicieron avanzar la Aviación con estas hazañas que han quedado grabadas en la memoria histórica.

2. La diferencia entre un aeroplano y un planeador es que éste carece de cualquier medio de propulsión. Su peso es mucho menor que el de aquel y muy bajo con la relación a la superficie de su alas.

El planeador se pone en funcionamiento tras ser remolcado por un aeroplano, alcanzada determinada altura. Cuando logra acumular la suficiente energía potencial, inicia planeó descendente de manera regular y lenta. A medida que va perdiendo dicha energía. Resistencia de corrientes de aire caliente pueden ser aprovechadas para ascender, en el caso del planeador-velero.

Desde tiempos remotos, la posibilidad de volar suscitó el interés del ser humano, estimulando la invención de fantásticos en ingenios voladores. Los primeros experimentos efectivos de vuelo datan de finales del siglo XVIII. A mediados del siglo XX fue posible superar la Barrera del sonido, gracias al empleo de motores de reacción.


Los comienzos.

El 4 de junio de 1783, los hermanos Montgolfier, inventores franceses, hicieron volar el primer globo aerostático de la historia. Partido de los postulados de la física clásica, dada la inferior densidad de aire caliente. Con respecto al frío, un cuerpo lleno de aire caliente tendería elevarse por encima de la superficie. Esta primera experiencia lento nuevas tentativa, que sustituyeron el aire caliente por hidrógeno, un gas ligero de menor densidad que favorecía la Ascensión.

El siguiente paso en la carrera de los inventos voladores fue la construcción del dirigible, de forma alargada, cuyos principios son, en esencia análogos a los del globo aerostático. Su forma facilita el control de la dirección del vuelo.


Pioneros de la Aviación

Las investigaciones encaminadas al perfeccionamiento del aeroplano se orientaron pronto hacia la aplicación de un motor. Ideal que reuniera las necesarias condiciones de potencia y ligereza. Descartada la máquina de vapor por su excesivo peso, el motor de combustión interna marcaría el paso decisivo en el avance de la Aviación. A comienzos del siglo XX, en inglés George Cayley, había diseñado los elementos principales de todo aeroplano.

A lo largo de la centuria se sucedieron los intentos de emprender nuevos vuelos. No obstante, no pueden hablarse de resultado positivo en sentido estricto hasta los comienzos del siglo XX. Cuando el 17 de diciembre de 1903 Los Hermanos Wilbur y orville Wright. Lograron volar el aeroplano de flyers provisto de un motor de combustión interna, cuya potencia era de 12 caballos.

En su primera experiencia el aparato se mantuvo en el aire por tan sólo 12 segundos. En la cuarta temperatura alcanza casi el minuto y recorre una distancia cerca de 300 m. La demostración de los wright interés de otros científico.


Nuevos avances.

Las necesidades bélica impulsaron el desarrollo de la Aviación, favoreciendo la experimentación y la fabricación de vehículos aéreos. Fue en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial cuándo comenzaron a establecerse industrias especializadas provista de recursos económicos y tecnológicos. Se introdujo Entonces el metal y como material de fabricación en sustitución de la madera y aumentó la solidez y resistencia de las piezas.

Se crearon motores especialmente adaptados a los aeroplanos. En estos momentos la velocidad media se sitúa vaya por encima de los 200 km/h y la altitud máxima rodeado 4.000 metros. La distancia que podían cubrir sin escalas eran alrededor de 1000 kilómetros. Parte del incremento de potencia favoreció el aumento de la carga de transporte.


Más allá de la Barrera del sonido.

A mediados de la década de los cuarenta Se realizaron algunas experiencias de vuelo supersónico,  que se prolongaron en los 60, etapa en la que se llegó a superar los 5000 kilómetros por hora.

Fue la construcción del Concorde en los 60, lo que marcó el auténtico hito en la Aviación supersónica. Con capacidad para 144 pasajeros alcanzaba 2300 kilómetros por hora y se elevaba hasta los 16000 metros.

A comienzos de los 70 comenzó a realizar regularmente La travesía entre Nueva York y París y entre Londres y la isla Bahrein.

El alto costo económico de la Aviación supersónica impedido su aplicación en el ámbito civil. Desde otro punto de vista los turborreactores de estos aviones producen enormes niveles de contaminación acústica. Además medioambiental y suponen también una amenaza para la capa de ozono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *