¿Cómo romper un silencio incomodo en una cita?

Toma solo 4 segundos para que un silencio se torne incómodo.
La naturaleza desagradable de estos silencios se asocia con sentimientos de ansiedad ya que los participantes se sienten presionados al hablar y no están seguros de qué decir a continuación. En la conversación, el promedio de duración de la pausa varía según el idioma y la cultura. Para nosotros los latinos solo hacen falta 4 segundos para que un silencio se torne incomodo.

A muchos le ha sucedido en una cita que un silencio se vuelva incomodo. La mayoría de veces no saben como romper el silencio y quien debe hablar. Si el silencio se debe a un argumento, ninguno de los dos quizás quiera ser el primero en charlar. Estas formas de silencio pueden deberse a la baja autoestima y el sentirse rechazado. Esa pausa de la comunicación puede tener un gran impacto, existen algunas estrategias en caso de que en la cita se produzca algún silencio incomodo:

1. Intenta decir un chiste

Nada puede ser mejor en un momento de tensión, como decir un chiste y hacer sonreír a la persona que te acompaña. Elige el momento adecuado para que en la cena pueda notarlo y además sonría para ti. Percátate de no burlarte de el/ella de ninguna forma porque si lo haces esto puede empeorar la situación. 

2. Cambiar el tema que estaba discutiendo

Algún tipo de discusión previa puede ocasionar un silencio incomodo entre los dos en una cita. Si quieres romper la incomodidad del momento por la diferencia de opinión, empieza hablando sobre un tema diferente. Ve hablando poco a poco de un tema nuevo donde la opinión de los dos sea igual.
3. Se un crítico gastronómico

Si en el momento que están  comiendo y ocurre un silencio incomodo, empieza hablar sobre lo sabroso o no apetecible que pueda estar en la comida. Empieza preguntándole que cosa le gusta o no de la cena. Recordar con tu pareja momento en la vida donde la hayan pasado muy bien.

4. Involucrar a un tercero

Dependiendo de donde se haya suscitado el momento de silencio, trata de involucrar a un tercero que se encuentre cerca, para sacar provecho de ello. Si te encuentras en una fiesta y los dos tienen un amigo en común esto puede ser la gran diferencia y hacer maravillas. Si vas a un restaurante, llama al camarero y pregúntale sobre que recomendaciones me podría dar para hacer luego de que terminen de comer. Siempre tener a un tercero para que se sume a la plática, aunque sea por un breve momento es bueno para liberar la tensión.

5. Pregunta a tu cita que es lo que esta mal

Para romper el silencio puedes preguntarle a tu cita qué le molesta. Pregunta si hablaste algo que fue ofensivo, o si de lo que están hablando no le gusta o le importa en lo más mínimo. Haz las preguntas inteligentes y con delicadeza para que tu cita lo tome bien y así no empeorar la situación.